Hackerstyle

Automania: así son los coches dignos de un museo

Piezas de ingeniería, medios de transporte, máquinas complejas... ¿y obras de arte? Los automóviles son muchas cosas; incluso uno de los museos más prestigiosos del mundo piensa que son objeto de una exposición. ¿Su nombre? Automania.

Exposición Moma Nueva York
Foto: MOMA.

Si estás en Nueva York y te gusta el arte, no te va a faltar una amplia oferta de lugares que visitar; pero si quieres combinarlo con tu pasión por el motor, no puedes dejar de darte una vuelta por el Museo de Arte Moderno, el MOMA, que tiene activa desde el 4 de julio y hasta el 2 de enero del año que viene una exposición denominada ‘Automatia’. Según los responsables, se trata de una muestra «que investiga los sentimientos conflictivos -compulsión, fijación, deseo y rabia- que se desarrollaron en respuesta a los automóviles y la cultura del automóvil en el siglo XX.

En realidad, la exposición se divide en dos partes, una de ellas ubicada en las galerías del tercer piso y que es la que está abierta más tiempo, y la otra en el vestíbulo del primero piso y en el Jardín de las Esculturas, que se puede visitar del 4 al 10 de julio de este año, mostrando un total de nueve vehículos de la colección del museo. Los precios de las entradas varían desde cero euros para los menores de 16 años hasta los 25 dólares -algo menos de 20 euros- para los adultos.

El nombre de ‘Automanía’ procede en realidad de una película de animación que fue nominada a los Óscar de 1964 y que es obra de Halas y Batchelor; lo que pretende es mostrar al automóvil como un producto industrial moderno, innovador en el transporte e icono de estilo… pero también como «generador de fatalidades, entornos congestionados por el tráfico y desastre ecológico en la edad del petróleo».

En la exposición se pueden admirar piezas de automóviles, modelos arquitectónicos, películas, fotografías, pinturas y esculturas. Entre ellas se pueden admirar el grabado L’Automobiliste de Henri de Toulouse Lautrec de 1898, los diseños de Lily Reich de 1930 para el bastidor de acero tubular de un coche, fotografías de fábricas de automóviles estadounidenses -tomadas entre 1930 y 1932- obra de Margaret Bourke-White, dibujos de Frank Lloyd Wright de 1955 como el titulado ‘Road Machine’, la obra de Andy Warhol ‘Orange Car Crash Fourteen Times’ de 1963…

Y, como comentábamos, no faltarán los coches; se podrá admirar un VW Beetle de 1959, un Cisitarlia 202 GT Car de 1946, un Citroën DS 23 sedán -del modelo que se vendió entre 1954 y 1967-, un Porsche 911 Coupé de 1965, un Jaguar E-Type Roadster de 1963, una caravana Airstream Bambi Travel Trailer, un monoplaza F1 de Ferrari de 1994… y uno de los que seguro que más visitas va a concentrar, que es un Fiat 500.

En concreto, se puede admirar un Cinquecento de la primera serie, que a pesar de su reducido tamaño llama la atención por lo bien aprovechado de su interior, su techo de lona -que permitía reducir la cantidad de acero necesaria en su fabricación, un material muy preciado en ese momento-, su propulsión trasera…

La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.