Prueba a fondo

AudioLab: Volvo Bowers & Wilkins

Minimalista en sus diseños, los detalles de los Volvo actuales están en sus tecnologías. Y sus equipos opcionales de alta fidelidad no son la excepción. Este especialista británico consigue crear con ellos todo un 'club del sonido'.

Detalle del altavoz B&W del Volvo XC60 T8 Recharge

Qué saber del sistema Bowers & Wilkins de Volvo

Que es una instalación de gran complejidad. En esta prueba, analizamos la que Bowers & Wilkins ha ideado para el Volvo XC60. Consta de hasta 15 altavoces -incluyendo el ‘subwoofer’-, y ofrece una respetable potencia de 1.100 vatios.

Que podrás contar con ella en muchos modelos de la marca. Volvo la ofrece en la mayor parte de su gama: sus berlinas y familiares -S60, S90, V60, V90 y sus variantes ‘Cross Country’- la poseen, siempre como opción. En el caso de los SUV, además del XC60, también está presente en el XC90… pero no en los XC40 y C40, que deben ‘conformarse’ con otras soluciones.

Que, si deseas una alternativa más económica -pero igual de ‘audiófila’-, la tienes. En el momento de cerrar este análisis, el precio -como ‘extra’- del sistema B&W es de unos 2.759 euros, en el caso del XC60. Si eso ‘se sale’ de tu presupuesto, no es el fin del mundo: también puedes optar, por unos más razonables 877 euros, por el equipo que firma Harman Kardon. Si bien no llega a la calidad del protagonista de esta prueba, sus 14 altavoces y 600 vatios pueden proporcionar una experiencia de escucha igualmente placentera.

«Volvo y Bowers & Wilkins. Sueco y británico. Orígenes muy dispares, pero con una pasión común: la investigación y el desarrollo tecnológico. Algo que se deja notar en las instalaciones que lucen los modelos nórdicos».

Quienes saben de la ‘buena vida’, conocen la importancia de combinar adecuadamente sus placeres. En ese ‘maridaje’ -que lo llaman- se busca, en primer lugar, la experiencia resultante de casar dos sensaciones -sabores, fragancias o, por qué no, sonidos- que se complementen.

Pero este ‘paso iniciático’ no es, sino un momento. Algo efímero, que no encontrará continuación si los elementos que forman la combinación no cuentan con un ‘espíritu’ común. Similar a lo que ocurre cuando dos firmas de renombre se asocian. Y, en el caso de Volvo y el especialista del sonido Bowers & Wilkins, ese nexo es su pasión por el I+D.

John Bowers y Roy Wilkins habían sido estrechos camaradas durante la Segunda Guerra Mundial. Destinados en el cuerpo de transmisiones del ejército británico, aprovecharían buena parte de aquellas lecciones -aprendidas ‘a la fuerza’- en imagen y sonido para fundar, tras la contienda, una modesta tienda de radio y electrónica en West Sussex.

En 1967 lanzaron al mercado su primer altavoz y, con él, comenzó un camino que ha convertido sus apellidos en una marca universalmente reconocida. Sus productos y tecnologías son hoy la primera elección de las compañías punteras del Reino Unido, como los afamados estudios de la Abbey Road londinense o -ya hablando de coches- Jaguar, quienes introdujeron su emblema en el mundo de la automoción con el equipo opcional que podía incorporar la berlina XF de 2008.

Imagen frontal del Volvo XC60 T8 Recharge

En el caso de Volvo, su colaboración arranca en 2015, con el estreno de la aún vigente generación del XC90. Para esta prueba, pudimos contar -por gentileza de Volvo Cars España- con un ejemplar de XC60 T8 Recharge, el cual nos dejó abiertas las puertas a su particular ‘Ministerio del Sonido’. Damas y caballeros, pasen y tomen asiento: la fiesta de la música no ha hecho más que empezar.

Construido para la excelencia

Además de su amor por la tecnología, ambas firmas comparten el gusto por un diseño, ciertamente, minimalista. Claro, que… cada una, a su manera. Precisamente, con sus vistosas rejillas en aluminio -real, cómo no-, los montajes de las puertas rompen -con toda la intención- la monotonía tonal de los paneles donde se asientan.

No obstante, el verdadero centro de las atenciones está en la parte superior del salpicadero. Aquí encontramos el conjunto de altavoces que actúa como ‘vía central’ del equipo. Donde otras marcas ‘abandonan’ a su suerte un único ‘woofer’, B&W rescata su curiosa solución ‘Tweeter on Top’, la cual propone emparejar un altavoz de este tipo con un ‘tweeter’ que, gracias a su generoso tamaño, ejerce como canal principal de las notas y voces más agudas.

Por lo demás, la disposición de los 15 altavoces en el habitáculo no admite ningún reproche. Tanto conductor como pasajeros -especialmente, los de la parte posterior- encuentran siempre, al menos, un ‘cono sonoro’ muy próximo a sus campos auditivos.

Detalle vía central B&W del Volvo XC60 T8 Recharge

Entrando ya en materia, este equipo exhibe con orgullo una gran calidad de sonido, muy cercana a ese espectro ideal y ‘cristalino’ que ‘desborda’ el placer de la escucha y termina ‘salpicando’ con agradables sensaciones más allá del oído -casi, casi lo que la ‘Generación Z’ conoce hoy como ‘ASMR’-. No tiene nada que envidiar al sistema ‘premium’ que consideramos como ‘referencia’: el ‘Burmester Surround’ de su rival Mercedes-Benz.

Frente al especialista teutón, el británico interpreta de otra manera completamente distinta la distribución del ‘espacio sonoro’ disponible para cada línea instrumental o vocal. Así, donde lo tradicional es conceder un ‘ancho de banda’ en ‘horizontal’, aquí se ve reemplazado por una gran noción de ‘profundidad vertical’, la cual permite distinguir cada matiz de las percusiones o, incluso, las respiraciones de los vocalistas.

Cerramos el apartado, cómo no, mencionando la -muy- cuidada acústica interior que sirve como base al equipo. Con sólo sopesarlas, las puertas demuestran la gran cantidad de material aislante que contienen. Desde fuera, con todo cerrado, nadie será capaz de averiguar lo que estás escuchando…

Un ‘club’ rodante… y completamente configurable

Todo lo anterior ya calificaría este equipo de Bowers & Wilkins como magnífico. Pero aún queda mucha prueba por delante, pues nos interesa descubrir hasta qué punto podemos personalizar nuestra escucha. Y, gracias al software que incorpora el sistema multimedia Sensus de los suecos, las posibilidades son casi ilimitadas.

Ecualizador de sonido en el Volvo XC60 T8 Recharge

De entrada, tenemos un ecualizador muy ‘profesional’ con nueve canales; una ‘rara avis’, incluso en equipos modernos ‘de salón’. Un usuario avanzado logrará sacarle un tremendo partido pero, si no es ése tu caso, tres botones con preajustes -‘Cálido’, ‘Brillante’ y Dinámico’- serán suficientes para que puedas encontrar ‘tu aire’.

No obstante, el auténtico ‘meollo’ de los ajustes está en el menú que Volvo reserva para las cuatro diferentes ‘experiencias de sonido’. Cada una de ellas ofrece unas posibilidades de ajuste específicas que no encontrarás en otros menús. Por ejemplo, la primera -denominada ‘Estudio’– permite dirigir la ‘corriente’ sonora hacia el asiento del conductor o del copiloto -de forma individual-, o bien distribuirla de forma uniforme. El tradicional ‘balance’ y ‘fader’ harían lo mismo… pero, quizá, no con esta precisión.

‘Escenario’, la segunda, es la opción de sonido envolvente. Esta ‘envoltura’ -y su intensidad- pueden regularse de modo que el oyente se sienta ‘rodeado’ por las notas casi al completo. Al oído, la diferencia con el primero es leve pero, aun así, apreciable.

La ‘Sala de Conciertos’ reproduce las condiciones de un auditorio real -el de la Orquesta Sinfónica de Gotemburgo-. Añade un efecto de ‘eco’ -si bien, en una dosis muy calculada- y una ‘envoltura’ mínima que no llega a los niveles del ‘preset’ anterior.

Para el final queda la más sorprendente de todas. Denominada ‘Club de Jazz’, nos sumerge en un escenario que reproduce el entorno de un local típico de este estilo -en su caso, el ‘Nefertiti Jazz Club’ de la misma ciudad sueca-. Y se diferencia claramente del resto… por cómo lo consigue.

Ajustes de sonido secundarios en el Volvo XC60 T8 Recharge

Básicamente, ‘juega’ con las líneas instrumentales aproximándolas, lo cual produce la sensación de que los intérpretes tocan muy próximos entre sí -tal y como ocurriría con una ‘big band’ real-. Asimismo, potencia las tonalidades agudas y se sirve de todos los matices que encuentra en el tema para proporcionar ‘calidez’. Así dicho, puede parecer un preajuste muy específico… pero, sorprendentemente, brilla de igual manera con temas de otros estilos musicales.

¿Qué estilos musicales encajan mejor?

A tenor de lo anterior, queda claro que el jazz y sus ‘derivados’ -como el soul o el blues- disfrutan de una atención privilegiada por parte de este equipo. La reproducción de este tipo de temas goza de un matiz cálido y acogedor que invita a tomarnos todo con más calma. Algo que no viene mal en medio de un tenso y tedioso atasco de tráfico, por ejemplo…

Le acompañaría en este apartado la música clásica, con la inseparable compañía de la ópera. Estos estilos se ven muy favorecidos por la gran claridad sonora y su particular distribución de voces e instrumentos, que potencian -en especial- la ‘vida’ de las grabaciones realizadas durante actuaciones ‘en directo’.

¿Y cuáles encajan peor?

Como ya es costumbre, no podemos decir aquí que un determinado estilo es incompatible con el equipo. Lo que sí procede es discernir cuál aprovecha menos las virtudes técnicas que esgrime.

En esta ocasión, el pop más comercial y reciente no parece responder con notables diferencias a los cambios en los preajustes. Asimismo, sus ‘golpes’ de notas graves no llegan a producir distorsiones en las frecuencias más bajas -para eso está el ‘subwoofer’ como última defensa-, mas se vuelven molestos a niveles altos de volumen.

Y para terminar… ¿alguna sorpresa?

Por primera vez, el ‘folk’ entra en esta sección gracias a la riqueza de posibilidades de ajuste que ya hemos comentado. Algunas de ellas logran extraer matices insospechados de los temas, cosa meritoria dado que, en este particular estilo, aquéllos no abundan.

Otra gran sorpresa es la ‘normalización’ en el procesado de los archivos musicales, que vuelve imposibles de apreciar las diferencias entre los codificados ‘con pérdida’ -como los MP3- y los conocidos formatos ‘lossless’ como el FLAC. Aun así, te recomendamos encarecidamente que optes por estos últimos en tu colección.

VALORACIONES
PRESTACIONES Y EXPERIENCIA ACÚSTICA
9
TECNOLOGÍAS DE SONIDO
8
COMPATIBILIDAD CON FORMATOS Y SOPORTES
9
POSIBILIDADES DE AJUSTE
8.5
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.