Prueba a fondo

AudioLab: Peugeot Focal HiFi Premium

En sus actuales aspiraciones 'premium', Peugeot confía en una vieja amistad para alcanzar la calidad sonora que merecen sus habitáculos. ¿Son los sistemas de Focal dignos de una 'belle chanson'?

Detalle de altavoz Focal en el Peugeot 508

Qué saber del sistema Focal HiFi de Peugeot

Que es una amplia instalación de hasta 10 altavoces. Cuatro parejas de ‘woofer’ y ‘tweeter’ -una por cada puerta- se ven reforzadas -y dirigidas- por un altavoz central en el salpicadero, así como por un ‘subwoofer’ instalado en la zona de carga posterior. Un amplificador digital de doce canales controla todo este entramado, aportando por el camino sus 515 vatios de potencia.

Que lo encontrarás en muchos productos del Grupo PSA. Por ejemplo, en los dos modelos Crossback de DS, el DS 3 y el DS 7. Por su parte, Peugeot ofrece este sistema en prácticamente toda su gama, con la excepción -por ahora- de los pequeños 108 y 208. En el caso concreto del 508, viene de serie en los acabados más completos -como el Allure o el GT Line-. De lo contrario, es una opción muy tentadora por el razonable precio de 850€.

Que ‘todo queda en casa’. Como mandan las costumbres francesas, la firma del león no ha buscado fuera de sus fronteras para dotar sus coches con un sonido de calidad. Desde su fundación en 1979, Focal se distingue por su continuo ánimo innovador y su pasión por el diseño. Su andadura en el ‘car audio’ arrancó en 1991 y llegó a su pleno apogeo en el nuevo milenio, en plena ‘fiebre tuning’.

«Siempre en el candelero por el espectacular diseño de sus interiores, Peugeot remata su propuesta ‘premium’ con el ecosistema sonoro que Focal confecciona para ellos. La alianza de ambos consigue una experiencia de alta calidad… y ciertamente sorprendente».

Para todo aquel que se sienta mareado con tan sólo ver bloques de cifras, las estadísticas no tendrán el poder de transformar el mundo. Y -sin embargo- lo consiguen, pues detrás de los números figuran otras inclinaciones más ‘humanas’ como nuestros gustos y hábitos de consumo. A esto último se aferran las grandes firmas -a veces, desesperadamente- para dar forma a sus futuros lanzamientos.

Pero, en esta ocasión, la tendencia ya estaba clara desde hace tiempo. Nuestro estilo de vida mayoritario -entre el hogar y el trabajo- nos lleva a pasar una increíble porción de nuestra vida sentados tras el volante de nuestro coche. Esta realidad es la que ha convencido a las marcas para darlo todo en sus habitáculos. A causa de ello -por ejemplo- los asientos son más cómodos que nunca.

La misma ‘vires in numeris’ ha impulsado, también, el mundo del ‘car audio’ de forma muy notable. No en vano, el reproductor de nuestro coche ya es el que más horas de escucha acumula, dejando muy atrás a los sistemas domésticos.

De igual manera, ahora -como consumidores- exigimos mayor calidad en la tecnología: ya no basta con cuatro bafles de cartón para salir del paso. Es fácil entender, por tanto, la cascada de grandes nombres del sonido que colaboran activamente con los fabricantes.

Siempre en el candelero por el espectacular diseño de sus interiores, Peugeot remata su propuesta ‘premium’ con el ecosistema sonoro que -la también francesa- Focal confecciona para ellos. La alianza de ambos consigue una experiencia de alta calidad… y ciertamente sorprendente.

Imagen tres cuartos delantero Peugeot 508 familiar

Para esta prueba, Peugeot España tuvo la gentileza de cedernos una unidad de su 508 SW, equipado -dicho sea de paso- con el recién estrenado sistema híbrido enchufable de la marca.

Mismo fin, distinta ejecución

¿Por qué afirmamos -algo más atrás- que este equipo sorprende? Básicamente, porque se sale de lo habitual. No por su disposición -pues este esquema ya es todo un estándar-, sino por su forma de organizar el sonido.

En general, la mayoría de equipos ‘HiFi’ presentes en los coches modernos se limitan a extraer cada tipo de frecuencia por el altavoz mejor concebido para ella. Es decir, que -por ejemplo- todos los agudos circulan en exclusiva por los ‘tweeters’.

Diagrama del sistema Focal HiFi en el Peugeot 508 SW

Sin embargo, Focal preconiza la ubicación de cada altavoz como guía para distribuir el sonido por el habitáculo de este Peugeot. Así, acercando el oído al ‘subwoofer’ posterior, tal vez pienses que no ‘trabaja’ demasiado. Nada más lejos de la realidad: enseguida percibirás las vibraciones de las frecuencias más bajas.

Entonces… ¿Dónde está el resto de los graves? Pues en el amplísimo rango que ya cubren los cuatro ‘woofers’ de las puertas. Esta configuración es un tanto arriesgada, ya que precisa de un ‘ancho de banda’ generoso que permita a cada frecuencia encontrar su debido acomodo.

¿Y cuenta con él? Como respuesta rápida, diremos que sí. Ahora bien, no podemos afirmar que el espacio ofrecido por el amplificador para cada línea de voz o instrumentos sea tan holgado como el de los mejores equipos del mercado. Esta característica lo sitúa dentro de la media en cuanto a claridad sonora.

Detalle de uno de los altavoces del equipo de audio Focal del Peugeot 508.

Al frente de este ‘mainstream’, en el centro del salpicadero se encuentra el altavoz que hace las veces de ‘director’ de la orquesta. Esta vía central establece la desembocadura del ‘torrente sonoro’ justo en el borde inferior del parabrisas, a la vez que actúa -por si fuese poco- como un quinto ‘tweeter’.

Desde el puesto del conductor, este ‘pensamiento lateral’ de Focal y Peugeot consigue sumergirte en una verdadera ‘atmósfera musical’. No es broma: más de una vez girarás la cabeza para comprobar que tus intérpretes favoritos no se han subido como ‘autoestopistas’.

El arte de ‘hacerse sentir’

Si bien esta ‘inmersión’ seduce fácilmente a los audiófilos, también conviene ponerse en la piel de un posible usuario que se sienta ‘agobiado’. Mitigar este problema es tan sencillo como acceder al menú de ajustes de sonido del 508. Mediante el control de balance y ‘fader’ puedes desplazar el epicentro sonoro hacia la parte posterior, obteniendo una experiencia más similar a lo que encontrarías en otros competidores.

El ecualizador por software te ofrece dos caminos ya clásicos. Por un lado, la posibilidad de regular a tu gusto los niveles de graves, medios y agudos. Por el otro, una selección de ‘predefinidos’ inspirados en los estilos musicales más extendidos como la clásica, el pop-rock, el jazz, el blues o el techno.

Imágenes del sistema multimedia del Peugeot 508 SW Híbrido

Contrariamente a lo que ocurre en otros vehículos, las diferencias de escucha entre unos y otros ajustes se notan profundamente. Mención especial merece el dedicado a las voces, bajo el cual el procesador ‘despega’ por completo la parte vocal de la instrumental.

Esta ‘radicalidad’ tiene lo mismo de dulce que de amargo: si eres adicto a un estilo concreto, selecciona el preajuste que más se aproxime y prepárate para el ‘subidón’ de tu vida. En cambio, si te gusta escuchar ‘un poco de todo’ no podrás aprovecharlos so pena de ‘deformar’ los temas que no pertenezcan a ese estilo.

Terminemos el capítulo con un punto fuerte y otro débil. Después de analizar el equipo a fondo, podemos afirmar que la potencia es una de sus mayores virtudes. Con un nivel de volumen relativamente bajo, la música es perfectamente disfrutable. Elevarlo al máximo no distorsiona el sonido, pero la experiencia auditiva se ‘pierde’ al volverse molesta.

IMagen interior de un Peugeot 508 familiar hibrido

En el punto contrario, nos ha sorprendido muy negativamente la acústica del 508 SW. Sus puertas son una virguería en cuanto a diseño… pero su ligereza denota una incomprensible falta de aislamiento. Tampoco ayuda el hecho de que las ventanillas carezcan de un marco en chapa.

Por todo ello, la música se deja oír -casi sin atenuación- desde el exterior, aun con el coche completamente cerrado. Al posar la mano sobre el paño exterior de las puertas, puedes apreciar las vibraciones de los altavoces.

¿Qué estilos musicales encajan mejor?

No cabe duda de que «la cabra tira al monte». El pasado ‘tuner’ de Focal se desliza sigilosamente para regalar los oídos de los amantes de los decibelios. House, techno o ‘drum ‘n’ bass’ se dejan caer con toda la contundencia de sus bajos, animados por un amplificador que parece diseñado ‘ex profeso’.

En el escalafón justamente inferior, el pop -especialmente si se trata de ‘synthwave’- recibe también una considerable dosis de cariño. Y, por supuesto, el más atmosférico y envolvente de los estilos -el ‘New Age’, otro invento francés- se eleva hasta crear un ‘Nirvana rodante’.

Otra gran beneficiaria del sonido envolvente es la música ‘oldie’ y clásica. Sus instrumentos adquieren mayor entidad, acompañando mejor las voces -que, por otro lado, reciben un trato exquisito- y enriqueciendo cada tema. Será fácil que te sientas como en un auditorio.

¿Y cuáles encajan peor?

Con un equipo tan potente e inmersivo, lo justo es dejar en este rincón los estilos que menos aprovechan sus virtudes. Una vez más, el folk figura aquí como el más ‘plano’ de todos los analizados.

Le acompaña en el sentimiento -o la falta de él- el ‘rock’. El ajuste prediseñado del ecualizador rinde los debidos honores a la guitarra eléctrica pero, a diferencia de los estilos anteriormente mencionados, se vuelve obligatorio su uso si quieres ‘sentir’ algo cada vez que se rasgan las cuerdas.

Y para terminar… ¿alguna sorpresa?

Para esta prueba -y por mera curiosidad- quisimos reproducir algunos temas musicales con efectos 8D y 12D. Dichos efectos ‘colocan’ al oyente en una posición en la cual el sonido parece orbitar alrededor de la cabeza. Al menos, así sucede cuando realizas la escucha con auriculares.

Trasladado a un coche como el 508 SW, descubrimos que la música circulaba igualmente por el habitáculo -de altavoz en altavoz- en sentido contrario a las agujas del reloj. Una prueba clara del buen funcionamiento del procesador digital, sobradamente preparado para enviar cada nota donde necesita hacerlo.

VALORACIONES
PRESTACIONES Y EXPERIENCIA ACÚSTICA
8.5
TECNOLOGÍAS DE SONIDO
7.5
COMPATIBILIDAD CON FORMATOS Y SOPORTES
9
POSIBILIDADES DE AJUSTE
8
Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.