Novedades

Audi S8 2019: ¿el deportivo más cómodo del mercado?

¿Cómo fabricar una berlina de lujo con 571 CV y garantizar su confort? La nueva generación del Audi S8 llega con su sistema de suspensión activa predictiva como carta de presentación… y con funciones de coche conectado.

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Audi S8

El propulsor del Audi S8 no escatima en prestaciones: Se trata de un motor V8 biturbo de gasolina (a diferencia de los últimos diesel que han llegado a la gama S de la marca) construido en un bloque de aluminio. Es capaz de entregar 571 CV de potencia y un par máximo de 800 Nm, imprescindibles para mover con agilidad sus dos toneladas de peso. Su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. Esta mecánica llega asociada a la tracción total Quattro y a una transmisión de ocho velocidades, con convertidor de par.

Estas cifras no están reñidas con la eficiencia: El S8 incorpora la tecnología “Mild Hybrid” (que responde a las siglas MHEV). Consiste en un pequeño alternador de 48 voltios unido a una batería de ion-litio, que contribuye al arranque del vehículo y a su sistema Start/Stop cuando el motor de combustión no está en funcionamiento. El resultado, según la marca, es un ahorro de 0,8 litros de combustible cada 100 km. Además, cuando el S8 detecta que no son necesarios, se desactiva una de las bancadas de cilindros del V8. Estos mecanismos le ayudarán a obtener la etiqueta ECO, evitando muchas de las restricciones de circulación que habría tenido en caso contrario.

Cómo conseguir que sea ágil

Conseguir un comportamiento sin tacha para una berlina de 5,17 metros de largo no es tarea fácil. Por eso los ingenieros de Audi han incorporado una variedad de mecanismos al S8, con los que asegurarse de un comportamiento a la altura del de cualquier otro modelo de la marca. En total, son 38 los dispositivos de asistencia a la conducción que el S8 puede llegar a equipar, divididos entre los paquetes City y Tour. Junto a los sistemas ya habituales (control de crucero adaptativo, asistente de tráfico, aviso de salida de carril…), el S8 añade el asistente predictivo de eficiencia. Este sistema se anticipa a la situación de tráfico para frenar o acelerar el vehículo.

Para garantizar la comodidad de los ocupantes, el S8 incorpora la suspensión activa predictiva. Con ella, unos actuadores electromecánicos se encargan de subir o bajar individualmente cada una de las ruedas. Una cámara frontal registra las irregularidades de la calzada y envía esta información al sistema de suspensiones. De esta manera, el S8 se adapta a las posibles circunstancias de rodaje, evitando el cabeceo del coche en acelerones, frenazos, giros bruscos…

Dentro del paquete City, el S8 incorpora una novedad: El Audi Pre Sense 360º. Si hasta ahora el vehículo se podía anticipar a las colisiones frontales o traseras, el Audi Pre Sense 360º añade la prevención de los golpes laterales. Funciona en combinación con la suspensión activa predictiva, elevando la carrocería hasta 80 mm si detecta riesgo de impacto. La posición resultante facilita la absorción de la energía del impacto, protegiendo mejor a los ocupantes.

Los ingenios no se acaban aquí…

Por otra parte, la dirección a las cuatro ruedas permite el ajuste de cada eje de forma independiente. Así, los diámetros de giro se reducen y el conductor gana en precisión. Además, el diferencial deportivo del eje trasero envía el par a la rueda interior o a la exterior, en función de las necesidades que imponga cada curva rápida. De esta manera, corrige el posible subviraje o sobreviraje del S8.

Pero ¿cómo procesa el Audi S8 toda esta información? Mediante la unidad de control central zFAS, que recoge todos los datos enviados por los sensores sobre lo que rodea al vehículo. En concreto, combina los datos que proceden de cinco sensores de radar, seis cámaras, doce sensores de ultrasonidos y un escáner láser.

Rápido, lujoso… y conectado

Una berlina de representación como el S8 tenía que ofrecer todo tipo de tecnologías en su interior. Los asientos disponen de calefacción individual con tres intensidades. Opcionalmente, se les pueden añadir funciones de ventilación y masaje.

Por supuesto, el S8 monta el control digital MMI Touch Response de Audi. Está compuesto por dos grandes pantallas y puede manejarse con la voz, gracias al asistente Alexa facilitado por Amazon. El S8 está conectado en todo momento y, en algunas ciudades, ya puede proporcionar información sobre el estado de los semáforos en tiempo real, recomendando una velocidad al conductor en consecuencia. En estas ciudades, también incluye localizador de aparcamiento, alertas de peligros…

Entre las opciones del S8, encontramos los faros Audi Matrix LED de alta definición con láser, y los pilotos traseros con tecnología OLED de diodos orgánicos. Este tipo de pilotos garantizan un menor consumo y un mayor brillo, incluso bajo ambientes iluminados.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.