Ataques

Qué lograron hacer con un Audi RS5 en menos de un minuto

Las autoridades británicas están realmente alarmadas. Cada año aumentan los robos de coches y los crackers están detrás de muchos de ellos. En el caso de este Audi RS5. ¿Cómo se llevaron este deportivo?

Robo cámara seguridad Audi RS5

Desgraciadamente, los relay attacks -en inglés, ataques mediante relevo– para robar automóviles siguen estando de moda. En esta clase de ‘ciberasaltos’, los ladrones suplantan el mando de apertura a distancia del coche, para engañar a su centralita y conseguir que les abra el interior.

Uno de los últimos casos ha ocurrido en Rowley Regis, una localidad del condado británico de West Midlands. En ese lugar, de medianoche, un grupo de cuatro ladrones encapuchados robó un Audi RS5 valorado en casi 69.000€. Como suele ocurrir con estas sustracciones, el crimen tuvo lugar en la misma puerta de la casa del dueño… y lo más inquietante del caso: Los dispositivos utilizados para perpetrarlo pueden comprarse en Internet por unos 90 euros cada unidad.

El robo, segundo a segundo

La operación duró menos de un minuto en total. El vídeo de la cámara de seguridad muestra cómo los cuatro miembros de la banda llegaron en un Volkswagen blanco. A continuación, uno de los delincuentes se colocó junto a la puerta del domicilio, aparentemente para tapar la cámara de videovigilancia. Sin embargo, esta última acción no impidió que saltara el sonido de la alarma del vehículo cuando otro de sus compinches intentó arrancarlo. En ese momento, el ladrón que se encontraba junto a la puerta retira la mano de la cámara, dejando ver cómo otro de sus compañeros inspeccionaba el interior del RS5 con una linterna. 30 segundos después, el Audi arrancó. En el vídeo se aprecia cómo dos de los ladrones salen corriendo, mientras los otros dos se marchan con el coche robado… y el que conduce toca el claxon para celebrar su éxito.

Se cree que los delincuentes utilizaron un amplificador de señal para abrir las puertas del coche. Se trata de un dispositivo clave en este tipo de robos: con él, se potencia la señal del mando de apertura del vehículo, que normalmente se encuentra a la entrada de la casa del propietario. En este caso, se habrían usado dos amplificadores: uno de ellos lo colocó el ladrón que se encontraba junto a la puerta, para dirigir la señal de la llave hacia un segundo amplificador, sostenido junto al coche por uno de sus compañeros. Cuando recibe la señal amplificada, éste último aparato es el que confunde a la centralita del Audi, haciéndose pasar por la llave. Una vez que han conseguido abrirlo, ya sólo tienen que apretar el botón de arranque para marcharse con el vehículo.

Cómo protegerte de un ataque «relay»

Este método se ha convertido en todo un motivo de preocupación para la policía en el Reino Unido. Como muestra, en 2018, sólo en Inglaterra y Gales, los robos de coches experimentaron la cifra más alta de los últimos seis años. Asimismo, según la Asociación Británica de Aseguradoras, en los tres primeros meses de este año, sus seguros de robo han tenido que abonar 1,2 millones de libras al día -1,37 millones de euros-. Las autoridades británicas consideran que no existe ningún motivo legítimo para poseer un amplificador de señal RFID. Ni siquiera le sirve a un propietario que haya perdido sus llaves ya que, de todas maneras, necesitaría que estuvieran próximas para que el aparato pudiera canalizar su señal.

Para protegerse de esta mecánica de robo, la recomendación más básica consiste en guardar las llaves como mínimo a cinco metros de la puerta de casa. Así alejaremos su señal de cualquier aparato que nos coloquen en el portal. Pero, ante todo, los expertos recomiendan meterlas en una caja de metal que pueda bloquear su señal. De hecho, no hace falta nada sofisticado: una lata de aluminio como las de los refrescos puede cumplir esta función.

Ahora bien, si lo prefieres, se venden carteras específicamente pensadas para guardar las llaves del coche y evitar que su señal de radio se transmita. Son especialmente prácticas para salir de viaje, porque puedes llevar siempre el mando dentro de una de ellas, y evitar sufrir este tipo de sustracción en aparcamientos públicos. También se recomiendan opciones como la barra antirrobo de toda la vida, y contar con un dispositivo de seguimiento que ayude a localizar el coche.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.