Concepts y prototipos

Audi RS Q e-tron E2: ¿por qué es tan valiente según Sainz?

El próximo 31 de diciembre arranca la edición 2023 del Rally Dakar. Audi llega a ella con una evolución de su RS Q e-tron que incluye el uso del biocombustible “reFuel” y una revisión a fondo de su aerodinámica.

El Dakar 2023 calienta motores, y Audi ya tiene listo el vehículo con el que tratará de imponerse por tierras saudíes. En consecuencia, el RS Q e-tron combina un depósito de combustible para su motor TFSI, con tres motores eléctricos.

Uno de ellos se ubica junto al motor de combustión, y los otros se distribuyen uno en cada eje, alojados dentro de una estructura de aluminio. El motor de gasolina procede del Audi RS5 del DTM (competición de turismos alemana), mientras que el generador eléctrico asociado ya ha sido utilizado en el monoplaza de la marca de Fórmula E. En cuanto a las baterías de alto voltaje, se sitúan detrás del habitáculo de piloto y copiloto. Pesan 370 kg y ofrecen una capacidad de 52 kWh.

Pero, probablemente, la mayor diferencia que aporta el RS Q e-tron E2 es su combustible sostenible. Gracias a él, las emisiones de CO2 se reducen en un 60% respecto a su antecesor. Bautizado como “reFuel”, se trata de un carburante de etanol procedente de la biomasa, presentando así un 80% de componentes sostenibles.

Los ajustes reglamentarios

Según su responsable de diseño, Axel Löffler, el RS Q e-tron no conserva ni una sola pieza frente a la versión anterior. El principal desafío al que se enfrentaban para la edición 2023 del Dakar ha sido la reducción del peso en 90 kg.

Aunque el reglamento de este año eleva el peso mínimo de los prototipos de la clase Ultimate de 2.000 a 2.100 kg para los vehículos con algún tipo de motorización eléctrica, en la pasada edición el RS Q e-tron ya los superaba sensiblemente. Sin embargo, el año pasado esto no suponía un problema para Audi. Al fin y al cabo, la normativa estipulaba que todos los vehículos estuvieran igualados en potencia, peso y recorrido de suspensión.

Asimismo, de acuerdo con el reglamento 2023, este año la combinación de todos los motores del RS Q e-tron entregará una potencia de 352 CV, frente a los 386 CV del 2022. No obstante, esta cifra irá variando a lo largo de las etapas, ya que el Dakar aplica un sistema BoP (“Balance del Rendimiento”, por sus siglas en inglés) para equilibrar la potencia de las diferentes tecnologías que compiten en la prueba según ésta avanza. Por sí solo, el motor de combustión entrega 268 CV, situándose su rango más eficiente entre las 4.500 y las 6.000 rpm.

Arañando tiempo en su carrocería

Por otro lado, gracias a su nueva configuración aerodinámica, el RS Q e-tron ve reducido su centro de gravedad. Además, ha perdido toda la sección exterior que se encontraba junto al pilar B. También se ha quedado sin la sección que cubría las ruedas del anterior vehículo de Audi para el Dakar. En su lugar, una estructura ligera de fibra de carbono protege los elementos básicos. Los dos ejes no están conectados mecánicamente. Es el software de Audi el que se ocupa de distribuir el par entre ambos, ejerciendo de diferencial central. En cuanto a la frenada, aunque el RS Q e-tron E2 monta cuatro frenos de disco, también dispone de sistema de regeneración.

El elenco de pilotos de Audi para el Dakar 2023 comprende a Mattias Ekström, Stéphane Peterhansel y Carlos Sainz, junto a sus copilotos Emil Bergkvist, Edouard Boulanger y Lucas Cruz, respectivamente. “Audi ha sido muy valiente, creo que no se valora realmente esa valentía. No estamos hablando de un circuito, estamos hablando de un Dakar. Es un reto tecnológico brutal y es un privilegio que hemos tenido de poder trabajar y participar de ello. Si ya estamos hablando de que es una carrera compleja para una mecánica normal, para este tipo de vehículo es casi ciencia ficción”, expresa Sainz.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.