Novedades

Audi A1 Sportback: el urbano más conectado se fabrica en Barcelona

Lo mejor del A1 siempre ha sido el hecho de aglutinar en apenas 3,8 metros de longitud las cualidades típicas de los Audi más grandes.

Imagen interior del Audi A1 Sportback

Sin embargo, el paso de los años termina haciendo mella en cualquier modelo del mercado, en especial en todo lo relacionado con el apartado tecnológico y el mundo digital, sin duda el aspecto en el que más ha evolucionado este urbano que -a diferencia de su antecesor- sólo va a estar disponible con carrocería de cinco puertas, conocida como Sportback.

Audi A1 Sportback amarillo pack S Line

El A1 que todavía está a la venta incluye, como elemento tecnológico más sofisticado y ‘vistoso’ una pantalla abatible de 6,5” ubicada en lo alto de la consola central, para manejar los principales datos del equipo de sonido, el sistema de navegación, el teléfono bluetooth, el estado del vehículo… además de ciertos servicios conectados y de infotainment.

En la nueva generación del Audi, se puede elegir entre dos configuraciones para la instrumentación, siempre a base de pantallas digitales de alta resolución. Es decir, se convierte en el primer urbano que destierra, de manera definitiva, los clásicos relojes del cuadro de mandos.

La más sencilla (de serie) se compone de una pantalla principal que mide 26 cm (10,25 pulgadas) y se controla desde el volante multifunción. Se complementa con un gran display de 8,8” en la consola central.

En opción se ofrece el virtual cockpit opcional, de 12,3” y con una información aún más completa: mapas del navegador, gráficos de los sistemas de ayuda a la conducción, indicaciones del sistema de infoentretenimiento…

Todo ello secundado por la pantalla más grande que puedes encontrar en un urbano: la de 10,1” y que prescinde por completo de botones físicos, ya que como en un smartphone, todas las órdenes se hacen vía táctil -aunque existe la posibilidad de utilizar comandos por voz-.

Otras tecnologías disponibles… que, hasta hace poco, sólo utilizaban los coches grandes

El A1 puede incluir en opción un sofisticado navegador -el MMI Navegación plus- que, en combinación con el sistema Audi Connect -que permite al coche estar conectado a Internet-, es capaz de realizar una ‘guía híbrida de ruta’, es decir, puede calcular el mejor itinerario hasta el lugar que le indiquemos, teniendo en cuenta la situación del tráfico en tiempo real.

A186758_medium-960x539

Asimismo cuenta con vista de mapa por satélite, modelos 3D de ciudades y un total de cuatro actualizaciones gratuitas al año de la cartografía (que se descargan y se instalan de manera automática).

Por supuesto, este Audi va a ser compatible con móviles iOs y Android y dispone de dos tomas USB, uno ‘clásico’ y otro USB-C de clavija pequeña, pero con mayor corriente de carga -lo que es más útil para cargar con rapidez-.

También relacionado con la telefonía, este coche puede incluir el denominado Audi phone box para mejorar la calidad de recepción o contar con cargador por inducción para móviles que sean compatibles.

Todos los asistentes que puedas imaginar

Tecnológicamente, el A1 Sportback puede incluir numerosas ayudas a la conducción. Por ejemplo, el asistente de salida de carril –Audi lane departure warning-, que también ayuda al conductor a mantener el coche dentro del carril a velocidades a partir de 65 km/h.

Tampoco falta el Audi pre sense front: gracias a un sensor de radar, este coche es capaz de reconocer situaciones peligrosas en la que se vean involucradas otros vehículos, pero también peatones cruzando o ciclistas, siempre que vayan por delante del coche… y, además, ese radar se muestra eficaz, incluso, en situaciones de baja visibilidad -como con niebla-.

Su funcionamiento es el habitual en este tipo de sistemas: primero, alerta al conductor de un posible riesgo mediante señales visuales y acústicas. Al mismo tiempo, se prepara para una posible aplicación de los frenos y, si es necesario, inicia una frenada de emergencia de forma automática, con el fin de evitar una eventual colisión o, si llega a producirse, minimizar sus consecuencias.

En último caso, los cinturones de las plazas delanteras se tensan de manera automática, se cierran las ventanillas y se conectan las luces del warning.

Otros dispositivos disponibles son el asistente de velocidad adaptativo. De nuevo, un radar es capaz de calcular la distancia con otros vehículos para que el A1 pueda mantenerse tras él, acelerando y frenando para mantenerse separado del coche que le precede.

Incluso en caso de atasco, las versiones automáticas con cambio S Tronic consiguen que el coche se detenga por completo y vuelva a arrancar junto al resto de vehículos que le rodean.

El nuevo Audi A1 Sportback también ofrece cámara de marcha atrás, así como sistema de aparcamiento automático tanto en paralelo como en batería; además, también ofrece asistencia en situaciones como el aparcamiento de frente en espacios perpendiculares, llegando a realizar varias maniobras si es necesario. Por otro lado, también es capaz de sacar por si solo al coche de una plaza en línea.

Otro elemento disponible en este urbano es el Audi Drive Select: a través de unos mandos, el conductor puede elegir entre cuatro modos de conducción, como son auto, dynamic, efficiency e individual.

Según el elegido, el vehículo actuará sobre la dureza de la dirección, la suspensión -si lleva equipada el sistema de amortiguación regulable-, el cambio -en las versiones automáticas-, la respuesta del acelerador… para conseguir que el coche se muestre más deportivo o eficiente.

Otras tecnologías interesantes que estarán disponibles son los faros compuestos íntegramente de leds, el equipo de sonido premium firmado por Bang & Olufsen, con 11 altavoces y 560 vatios -y que, como curiosidad, para ofrecer un sonido 3D utiliza el parabrisas como superficie reflectante-.

¿Qué más cosas debes saber del nuevo A1 Sportback?

Su diseño es completamente nuevo, con ciertas reminiscencias -si se observa de perfil- a los Audi Ur-quattro y Sport Quattro de los años 80 e, incluso, al mítico Audi Sport si prestas atención a las hendiduras practicadas en el borde del capó.

Dispone de amplias posibilidades de personalización, la opción de elegir un techo en contraste con el color del resto de la carrocería, una gama de llantas de hasta 18” -en diferentes colores- o la alternativa de instalar un kit deportivo S Line.

Finalmente, su tamaño ha crecido en ciertas cotas. Por ejemplo, la longitud se incrementa de 3,98 a 4,03 m -aunque la altura se rebaja de 1,43 a 1,41 metros-.

Muchos acabados para elegir (y packs para personalizarlo al gusto)

Por primera vez, el cliente puede combinar una terminación diferente para el exterior y el interior: se parte de tres niveles de equipamiento -básico, Advanced o S line-, a partir de los cuales existen distintas configuraciones de colores, materiales…

El conductor es el protagonista (al estilo BMW)

La excelente postura a los mandos, los amplios reglajes de volante y asiento… hasta el salpicadero resulta ligeramente ‘envolvente’, al estilo de los BMW de hace años.

Esto se consigue situando la consola central, así como el resto de los mandos principales, ligeramente inclinada hacia dentro. Por lo demás, todos los pasajeros cuentan con un vistoso dispositivo de iluminación ambiental a base de leds con hasta 30 colores a elegir para la luz.

Es mucho más espacioso (sobre todo para los equipajes)

En las plazas delanteras, en las traseras y en cualquiera de las cotas analizadas -como anchura, espacio para las piernas o habitabilidad vertical-, el renovado A1 Sportback es más amplio. A ello hay que sumar un maletero con 335 litros -eso son 65 más que su predecesor-, que alcanza los 1.090 si se abaten los asientos posterores.

En principio, sólo con motores de gasolina… pero los diésel llegarán

Es posible elegir entre un 1.0 turbo de 95 ó 115 CV -ambos de tres cilindros-, o bien un 1.5 TSI de 150 CV -muy moderno y con tecnologías como el sistema de desconexión de cilindros- y, como tope de gama un 2.0 TSI de 200 CV.

En resumen, son las mecánicas que ya ofrecen los Seat Ibiza y VW Polo, por lo que es de esperar que, de cara a 2019, también se sume un 1.6 TDI turbodiésel de 95 y 115 CV.

Todos tienen tracción delantera y cambio manual, salvo el modelo más potente, que es sólo automático -una caja que es opcional en los demás propulsores-.

Aunque el coche ya se ha empezado a fabricar en Barcelona y se podrán hacer pedidos desde este mismo verano, las entregas no comenzarán hasta finales de año. La gama de precios arrancará cerca de los 20.000 euros, aproximadamente.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.