Novedades

Astra GSE: cuál es el cometido de unas siglas míticas para Opel

Hace apenas dos semanas, Opel comunicaba el regreso de las siglas GSE. Ahora, ya nos muestra los detalles del modelo en el que debutarán. No podía ser otro que el avanzado y tecnológico Astra.

Imagen exterior Opel Astra GSE tres cuartos delantero

No había duda de que la última generación del Astra, el modelo compacto de Opel y desarrollado desde el principio bajo el paraguas de Stellantis, iba a ser un modelo especialmente tecnológico y avanzado. Pero es que el salto respecto a su predecesor ha sido más que notable.

Uno de los aspectos está relacionado con la tecnología mecánica: desde el inicio, en la gama está presente una variante híbrida enchufable. Pues bien, ahora este modelo recupera una tradición que se perdió hace un par de generaciones, como es la de ofrecer una variante deportiva.

Eso sí, una deportividad que ya no se entiende igual que la que tenían las variantes apellidadas GSI y OPC. Por mucho que nos pese, esos vehículos con potentes motores de gasolina y estéticas en algunos casos muy racing, parece que ya no volverán.

imagen interior Opel Astra GSE

A cambio, lo que Opel propone es una nueva forma de entender esa deportividad, para lo cual -curiosamente- rescata unas siglas de su pasado: GSE. No solo las lucirá el Astra, sino que la marca ha anunciado que será una nueva ‘sub-marca’, de manera que es posible que las veamos aplicadas en otros modelos de la gama en un futuro muy lejano.

Cuando originalmente aparecieron esas siglas, para modelos como los Monza y Commodore, su significado era el de ‘Grand Sport Inyection’, mientras que para la época actual vienen a significar ‘Grand Sport electric’. Eso quiere decir que las lucirán exclusivamente aquellas versiones que dispongan de algún tipo de electrificación.

Los primeros en estrenarlas son las dos variantes del Astra: tanto el cinco puertas como familiar, diferenciados en que el segundo tiene una carrocería más larga por fuera y eso le permite ser más espacioso por dentro, en especial en lo que se refiere al volumen de carga -de momento, tampoco ha trascendido si estas versiones, por su tecnología, pierden capacidad para equipajes-.

¿Por qué se distinguen estos GSE? Comenzando por la estética, estas versiones disponen de unas llantas de aleación de 18″, unos paragolpes más llamativos, un frontal retocado… y, cómo no, la presencia de las nuevas siglas. En cuanto al interior, se opta por añadir unos asientos delanteros deportivos y con tapizados en elegante Alcántara.

Cabe recordar que hace poco tiempo, Opel mostraba un concept de lo que podría ser un Manta adaptado a los nuevos tiempos, completamente eléctrico, con tecnología actualizada al siglo XXI -porque el modelo original data de los años 70- y con las siglas GSE. Queda claro, por tanto, que al menos en cuanto a apariencia, la discreción es lo que predomina.

La parte mecánica es más interesante. Para estos modelos, Opel apuesta por la tecnología híbrida-enchufable que es el resultado de combinar un motor principal 1.6 turbo de gasolina y cuatro cilindros, con un propulsor eléctrico, para ofrecer una potencia total de 225 CV.

Básicamente, es la misma fórmula que ya está presente en la gama de estos modelos, solo que se queda en una potencia total de 180 CV; una solución mecánica que también se puede encontrar en modelo como el Peugeot 3008 o en un Citroën C5 Aircross.

En todo caso, Opel ha comentado una serie de escuetos datos sobre el rendimiento, como que el par máximo que desarrollan de manera conjunta sus propulsores es de 36,8 kgm o que la cifra de consumo medio se situará en el entorno del 1,1 litros cada 100 km -siempre que la batería, de la que tampoco se ha facilitado su capacidad, esté al completo-.

Por lo demás, dicen que tanto el Astra cinco puertas como el familiar «estarán a la altura de los mejores de sus respectivas categorías en aceleración desde parado, recuperación y velocidad máxima». Y ojo, porque entre esa competencia hay variantes de los Cupra León, VW Golf o el Peugeot 308.

Además de la mayor potencia, los Astra GSE vienen con cambios y mejoras en la parte del bastidor, para conseguir un buen rendimiento en carretera y demostrar que los ‘enchufables’ también pueden aportar ecología. Por ejemplo, el chasis es específico y se ha rebajado la altura al suelo en 10 mm.

imagen exterior del Opel Astra GSE compacto y familiar

La dirección asistida es específica para estas variantes, lo mismo que el empleo de muelles exclusivos y unos amortiguadores de presión de aceite, tanto en la parte delantera como trasera, pero que pretenden que el vehículo resulte deportivo y confortable.

También aseguran que los amortiguadores Koni disponen de la tecnología FSD o Frequency Selective Damping, lo que quiere decir que un mismo amortiguador puede reaccionar de manera diferente cuando lo hace a altas frecuencias como a bajas frecuencias.

Finalmente, otra tecnología retocada para la ocasión ha sido el control de estabilidad -ESP-, calibrado para su momento de entrada en acción se produzca más tarde que un Astra convencional, entendiendo como tal esa decisión en el sentido de que el conductor de un modelo de altas prestaciones como éste, quiere en ocasiones prescindir de aquellos asistentes que resulten demasiado ‘intrusivos’.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.