Personas

Así vive y trabaja un probador de neumáticos

Por raro que pueda parecer, una vida 'a toda velocidad' no siempre es sinónimo de una vida fácil. El día a día de este piloto es una prueba fiel de ello.

Imagen de Vincent Lopes, piloto probador de Goodyear

Tal vez seas uno más de los muchos aficionados a las carreras que -en algún momento- envidian la vida de sus pilotos favoritos. No en vano, lo que se deja ver de las mismas a través de las cámaras no parece precisamente una tortura. Fama, fortuna -buena parte de ella, sin moverse del sofá gracias a la publicidad-, viajes alrededor del mundo entero…

Sin embargo, cuando aquéllas se apagan -o apartan- la procesión va por dentro. Aunque cuentan -como es obvio- con el apoyo de sus parientes y amigos, son ellos quienes deben continuar en solitario su camino de esfuerzo y sacrificio para lograr ser campeones. Muchos de ellos llevan con esta forma de vida programada desde muy temprana edad, con su pasión como única guía.

Y no sólo sucede en los lugares ‘top’ de la especialidad, como los Grandes Premios de Fórmula 1 o los rallys del Campeonato Mundial. Esta batalla interior se libra allí donde haya un hombre -o mujerenfundado en su mono… y conduciendo más rápido que el resto de los mortales.

Una ‘oficina’ poco habitual

Vincent Lopes tiene 37 años y procede de Bélgica. Desde enero de 2005, trabaja como probador de los neumáticos que fabrica Goodyear. Y así se autodefine: «El mundo del automóvil recorre mis venas desde que tengo uso de razón. Siempre he disfrutado de la conducción de competición, especialmente del rally. Sin embargo, no solo me apasiona la emoción de las carreras. También me ha fascinado siempre el aspecto técnico, así que decidí formarme como ingeniero en el colegio y en la Universidad. Empecé mi carrera como ingeniero de desarrollo en un fabricante industrial antes de llegar a Goodyear».

La primera cualidad que aprendes en este singular oficio es que ningún día se parece al anterior. Nuestro protagonista lo pasa francamente mal para definir una jornada cualquiera: «Nuestro día empieza revisando el horario de trabajo con las condiciones climáticas y de la carretera. […] ¿Está lloviendo? ¿Está la pista seca o mojada? ¿Cuál es la temperatura exterior? Todos estos factores afectan a los tipos de tests que podemos llevar a cabo ese día. También es importante tener en cuenta que el rendimiento de los neumáticos puede verse afectado si no tienen la presión correcta. Es importante que estén debidamente inflados en todo momento para conseguir sacar el mejor rendimiento de ellos».

La segunda, que puedes recorrer grandes distancias… sin moverte de tu entorno de trabajo. En un solo año, Lopes llega a acumular más de 20.000 km en diferentes pruebas de rendimiento junto a sus colegas del departamento de banda de rodadura, quienes -por su parte -han conducido más de 130.000 km en esta labor tan específica.

Pruebas de neumáticos de Goodyear

Puede parecer aburrido, como reconoce el piloto: «La gente piensa que los pilotos de pruebas conducimos coches de alta gama y gran potencia en los terrenos más atractivos del mundo. Y sí, es cierto que tenemos que hacer esto de vez en cuando, pero esta es una pequeña parte de nuestro trabajo. Se necesita una disciplina extrema y muy constante, que sólo se adquiere tras un largo tiempo de aprendizaje. Esta labor empieza con “pruebas objetivas” que son registradas y analizadas por el ordenador. Seguimos con procedimientos muy exhaustivos que vamos asimilando también gracias a la ayuda de los compañeros más experimentados, ya que muchos de ellos llevan en la compañía 20 años o más».

Y, por supuesto, está ‘la soledad del incomprendido’ a la cual hacíamos referencia al principio. En su caso particular, Lopes afirma que «Muchos de mis amigos y familiares a menudo me preguntan qué hago exactamente en el trabajo. A veces encuentro frustrante que la gente subestime el papel de un neumático en la carretera. Por ejemplo, yo pruebo un neumático que puede frenar 18 metros antes que cualquier otro neumático en lluvia. Realizamos mucho trabajo oscuro que la gente que no pertenece a esta industria no reconoce».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.