Empresas

Así va a cambiar VW su forma de correr

En la historia de la competición algunas marcas o equipos toman, en un momento dado, decisiones drásticas. Esta parece que será una de ellas.

Imagen del Volkswagen ID.R

Poco a poco, se va derribando una ley no escrita de las carreras: para correr, hace falta combustible. En los últimos tiempos, la atención de las marcas se ha dirigido hacia competiciones sostenibles como, por ejemplo, la Fórmula E. De hecho, una gran mayoría de ellas ya cuentan allí con equipo propio.

No obstante, aún parecía lejano el momento en que una firma tomase la decisión de entregarse por entero a los electrones. Y decimos bien, porque ya existe una que ha dado el paso: nos referimos a Volkswagen.

En un reciente comunicado, la marca germana anunció que su nueva estrategia deportiva comenzará por retirarse oficialmente de todas aquellas pruebas y campeonatos que sólo empleen vehículos de combustión. Esto -por sí solo- marca el final para las aventuras del Golf en el Mundial de Turismos TCR, cuya estructura -en colaboración con la escudería de Sébastien Loeb- estaba cosechando un cierto éxito.

Otra víctima es, sin duda, el recién estrenado Polo GTI R5 de rallys. Tras los indicios que apuntaban a un posible equipo WRC 2 Pro en la temporada 2020, la decisión también cierra esa puerta. Esto no afectará a los clientes privados, quienes podrán seguir adquiriendo nuevas unidades, recambios y evoluciones a través de la central de Volkswagen Motorsport en Hannover.

¿A qué se debe todo esto?

El cambio de rumbo de VW tiene, a todas luces, un gran ‘culpable’: el ID.R. Y es que, no en vano, este prototipo ha sobresalido en todas y cada una de las gestas en que ha participado. Comenzó con la conquista de la Pike’s Peak en 2018, estableciendo no sólo el récord para eléctricos, sino también el absoluto con su marca inferior a los ocho minutos. A partir de ahí, dejó también su huella en dos ‘sancta sanctorums’ como Nürburgring y Goodwood. Y, cuando ya no le quedaba ningún reto conocido, se abrió camino hacia las puertas celestiales de la montaña Tianmen.

Ahora, como ‘recompensa’, los de Wolfsburgo han decidido mantenerlo como estandarte de esta nueva era, lo cual le permitirá seguir acumulando triunfos en los años venideros. A cambio, su tecnología de propulsión -en la forma de un kit modular- se utilizará en los futuros ‘concepts’ carreristas de la marca, así como en modelos de producción.

En palabras de Sven Smeets -director de Volkswagen Motorsport-, “la movilidad eléctrica ofrece un enorme potencial para el desarrollo, y en esta materia la competición puede ser vanguardia: por un lado, sirve como laboratorio dinámico para el futuro desarrollo de coches de producción y, por el otro, es una plataforma de márketing persuasiva que atraerá aún más al público hacia la movilidad eléctrica”.  

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.