Tecnología HC

Así puede el coronavirus ‘dejarte en tierra’

Ya estamos sufriendo los efectos de la pandemia más -tristemente- famosa de la actualidad. Sin embargo, no queda mucho para percibir también sus consecuencias económicas. Y podrían afectar a un componente imprescindible para los coches...

Un coche antiguo con una rueda destrozada

Mientras piensas si llegará a afectarte -o no- el coronavirus, lo cierto es que su impacto en la sociedad mundial es tal… que podría hacerlo, incluso, sin necesidad de contagiarte.

En los últimos años, el poder industrial global se ha volcado sobre China, país donde -aunque no es necesario recordarlo- se inició el primer brote de esta enfermedad. Muchísimos bienes de consumo se fabrican allí: juguetes, electrónica de toda clase… Y, también, automóviles y sus componentes.

De hecho, son famosos por sus neumáticos ‘low cost’, cuyo bajísimo precio lleva a muchos a pasar por alto su calidad discutible con tal de resolver de forma económica un imprevisto pinchazo. Si te has visto en esta tesitura, muy posiblemente habrás escuchado mencionar marcas con nombres extraños como -por ejemplo- Fuyao, Landsail, Ovation o Wanli.

¿Qué ocurre con ellas… y qué solución existe?

Si eres usuario de este tipo de productos, tenemos una mala noticia: su fabricación se ha detenido, o está a punto de hacerlo. Y es que las medidas impuestas por el gobierno chino están afectando a la actividad de las factorías. Y ello, a su vez, complica la existencia de ‘stocks’ para estos artículos tan necesarios… como perecederos.

Ante esta situación, quien no puede elevar su presupuesto para cambiar de ‘gomas’ tiende a fijarse en un recurso peligroso, el de la segunda mano. Este tipo de ventas se canalizan, principalmente, a través de los desguaces, que no dudan en poner a la venta los neumáticos que consideran aún aprovechables de los vehículos que achatarran.

Sin embargo, por esta vía corres el peligro de comprar un producto cuya vida útil es mucho menor que la de uno nuevo. Tampoco conviene olvidar que su deterioro -por leve que parezca- puede facilitar un fallo abrupto y catastrófico, cuyas consecuencias dependerán de tu suerte: una mañana perdida… o una visita al hospital.

En el Reino Unido existe TyreSafe, una ONG dedicada a velar por la seguridad de los neumáticos que se comercializan en aquel país.

Su máximo responsable -Stuart Jackson- reconoce que «tener un coche en propiedad puede empujar al límite los presupuestos de sus dueños. Y las ruedas ‘low cost’ han cubierto con seguridad la necesidad de aquellos que tienen pocos recursos para mantener sus coches. Sin embargo, si no logran encontrar neumáticos nuevos en este rango de precios, existe el riesgo de que crean que una pieza usada similar ofrece la misma confianza».

Y continúa: «Nuestro consejo es que busquen una buena oferta en las gamas medias, y revisen las ruedas con frecuencia para aprovecharlas al máximo durante toda su vida útil».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.