Movilidad

El nuevo Mini eléctrico se venderá ‘por tallas’

Tras un desarrollo de más de 10 años, por fin ya se conoce el aspecto y los detalles del Mini más tecnológico y avanzado de la historia. Una versión que marca el futuro de un modelo y que le permitirá prolongar su existencia durante décadas.

Imagen exterior del nuevo Mini Eléctrico llamado Cooper SE

Porque si una cosa está clara es que, sobre todo en el segmento de los urbanos, los modelos eléctricos son el futuro. Sí, en el Mini ya existe una versión eléctrica… pero a medias; se trata de un híbrido enchufable que sigue dejando buena parte del protagonismo a un motor térmico de gasolina y estaba basado en la carrocería ‘menos Mini’ de toda la gama, la del modelo Countryman -SUV-.

Lo que acaba de presentar la marca urbana de BMW es su primer coche 100% eléctrico. Y no será porque no lo estaban avisando: desde hace más diez años, la casa británica llevaba a cabo pruebas con una flota de Minis alimentado por baterías. Una experiencia que ha servido ya no sólo para desarrollar el que, definitivamente, va a recibir el nombre de Cooper SE, sino que también fue un excelente banco de pruebas para el primer eléctrico de BMW, el i3.

Este coche, que se fabrica junto con los demás Mini en la planta británica de Oxford, tiene algunos detalles para reconocerlo como eléctrico -además de la ausencia de tubos de escape-. Por ejemplo, la tapa situada encima de la rueda trasera derecha aquí no da paso a la boca de combustible, sino a la toma de carga.

Tampoco faltan los logos Mini Electric alrededor del vehículo mientras que en la parte delantera hay menos entradas de aire; rematan la decoración unos toques en amarillo en parrilla y retrovisores, llantas específicas y la presencia de serie de los faros delanteros de leds.

Así es como viene de serie pero, al igual que en sus hermanos de gama, cada usuario puede luego personalizar multitud de aspectos de diseño del coche: el color del techo que sea diferente al del resto de la carrocería, las llantas, las carcasas de los retrovisores…

Por dentro, el salpicadero también es específico de esta versión eléctrica. Por ejemplo, la instrumentación aquí es un cuadro de mandos digital de 5,5″. También es distinta la información que se suministra al conductor: por ejemplo, datos sobre el nivel de carga de la batería, la autonomía restante… y cuando lo enchufas aparecen datos como el porcentaje de carga y el tiempo restante hasta que la batería esté llena por completo -además, el color de la pantalla cambia según el nivel de carga: naranja cuando el proceso ha empezado, amarillo mientras carga y verde cuando ya está llena-. También es específico en este coche el diseño de la palanca de cambios.

Las tecnologías se han adaptado

Como cualquier otro Mini, el eléctrico dispone de climatizador de dos zonas; sin embargo, a la hora de calentar el interior en invierno, dispone de una bomba de calor que aprovecha el calor sobrante del motor, sistema de transmisión, batería y aire del exterior para llevarlo hasta el sistema del aire acondicionado. ¿Su principal ventaja?

Que necesita un 75% menos de energía que una calefacción convencional… y no es un dato sin importancia, teniendo en cuenta que ese elemento es uno de los que más autonomía roban en un coche de este tipo. Por otro lado, el Cooper SE viene de serie con un sistema de navegación adaptado; por ejemplo, en su pantalla puede mostrar el ‘radio de acción’ del coche con la carga que tenga disponible en sus baterías.

Este navegador, que va asociado a una pantalla de 6,5”, también cuenta con información del tráfico en tiempo real, es compatible con Apple Car Play y si lo conectas a Internet desde tu móvil contarás con mapas de navegación actualizados.

Imagen del Mini Cooper SE por dentro

Por otra parte, como usuario te puedes descargar la aplicación ‘Mini connected’, de tal manera que desde tu móvil puedas disponer de servicios remotos, como la posibilidad de ver el estado de carga de la batería o la autonomía, visualizar un mapa con los puntos de recarga más cercanos, encender la luz interior del coche, hacer que suene el claxon, abrir o cerrar las puertas o conectar el aire acondicionado o la calefacción para que, cuando te subas, el habitáculo se encuentre a una buena temperatura.

Vale, pero… ¿de qué es capaz?

El Cooper SW dispone de una mecánica eléctrica que desarrolla 184 CV: es decir, es un motor prácticamente idéntico al de los BMW i3 S. Lo mejor es que toda esa potencia está disponible desde el primer momento, y eso explica que las prestaciones sean muy buenas, en especial la aceleración, ya que este Mini hace el 0 a 100 km/h en 7,3 segundos aunque, eso sí, para preservar la autonomía, su velocidad máxima está limitada a 150 km/h.

Hablando de autonomía, la de este coche se sitúa entre los 235 y 270 km; para recargar su batería de 32,6 kWh, puedes recurrir a cualquier enchufe convencional, a un wallbox o a puntos públicos de corriente. El más potente que puede soportar es aquel que suministre corriente continua de hasta 50 kW, de tal manera que si encuentras un punto de recarga de esa potencia, la batería del coche estaría lista en menos de una hora.

A pesar de la presencia de la batería, el Cooper SE tiene un razonable peso de 1.365 kg, es decir, apenas 145 kg más que un Mini de gasolina equivalente. Ese es uno de los aspectos que favorece el hecho de que este coche quiera ser uno de los eléctricos más ágiles y divertidos de conducir del mercado.

Habrá que ver si a esas sensaciones contribuye un original dispositivo que genera un sonido distintivo que llega al interior a través de los altavoces del equipo de sonido -y que se podrá desconectar, para que el Mini sea casi completamente silencioso-.

Imagen del Mini Cooper SE en tres cuartos trasero

Este modelo también dispone de una suspensión con una puesta a punto específica y, debido a la presencia de la batería con forma de T ubicada en el piso del coche, el centro de gravedad del modelo se ha reducido en 30 mm respecto al Cooper S de gasolina. ¿Resultado? La estabilidad y rapidez de reacciones deberían ser características de su comportamiento.

Por otra parte, este modelo cuenta con cuatro modos de conducción; según el que selecciones, el coche realizará una serie de cambios en su configuración para resultar más eficiente, más deportivo… Dichos modos, que se seleccionan desde un mando ubicado a la derecha del cuadro de mandos son el Sport, el MID -el más equilibrado-, el Green y el Green + -estos dos últimos enfocados a mejorar la eficiencia y autonomía del Mini -por ejemplo, limitan la respuesta del motor, la del aire acondicionado…-.

Apunta esta fecha: 7 de marzo

Ese es el día en el que arranca la comercialización en nuestro mercado de este Mini; lo curioso es que habrá un total de cuatro versiones -eso sí, todas con la única carrocería disponible de tres puertas y con el acabado ‘Cooper’, lo que pretende demostrar que, aparte de eléctrico, será rápido y divertido.

La básica y más asequible es la denominada ‘S’, que sale por 33.950 euros -sin contar con posibles subvenciones y promociones- y que en su equipamiento de serie ya incluye faros delanteros de leds, un adaptador de carga rápida, sistema de navegación, conectividad con Apple Car Play, sistema multimedia con los servicios conectados de Mini, control de velocidad con función de frenado…

Por encima se emplaza el ‘M’, que sale por 36.500 euros y suma elementos como el acceso sin llave, control de aparcamiento trasero con cámara de marcha atrás o el llamado Driving Assistant, además de sumar detalles estéticos como las llantas de 17″.

Un escalón por encima viene la ‘talla L’, que por 39.000 euros también cuenta con un equipo de audio de alta gama de Harman Kardon, sistema de proyección de datos en el parabrisas, cargador inalámbrico para el móvil, asistente de aparcamiento automático, faros de led inteligentes y otros detalles estéticos propios.

Finalmente, como tope de gama y por 41.000 euros se encuentra el acabado XL, con su techo panorámico de cristal, elementos de cuero, volante deportivo…

Todos aquellos que hagan una pre-reserva del modelo antes del 31 de octubre -supone abonar 1.200 euros- disfrutan de interesantes ventajas, como llevarse de regalo un sistema de carga eléctrica de tipo Wallbox, disponer de un vehículo mientras llega su unidad del Mini eléctrico o contar con ventajas únicas y exclusivas, como la de ser los primeros en ver el modelo cuando llegue a España o probarlo en primicia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.