Novedades

Cómo despiden en Bentley a sus mejores coches

El Musanne es uno de los iconos de la actual gama Bentley, así como una de las berlinas más lujosas del mercado. Para poner fin a su trayectoria comercial, nada mejor que una serie especial de despedida.

Imagen de un Bentley Mulsanne tres cuartos delantero en estudio

Aunque no lo parezca, los coches más exclusivos, llamativos y caros del mercado también tienen fecha de caducidad. A pesar de disponer de las últimas tecnologías, deben saber decir adiós en el momento oportuno para dejar paso a las nuevas generaciones… o, simplemente, porque el concepto que representan ya ha quedado desfasado.

Con el Mulsanne pasa lo primero: dentro de la gama, su lugar lo va a ocupar el Spur, un coche que, con el tiempo, ofrecerá incluso versiones híbridas… pero, de momento, su antecesor quiere despedirse a lo grande -su producción concluye esta misma primavera-, y lo va a hacer con una edición muy especial, con cierto toque deportivo y firmada por Mulliner.

Es tan especial que, de hecho, se van a fabricar tan sólo 30 unidades y los responsables de la marca no dudan en calificarla como «una obra maestra de la ingeniería y artesanía automotriz británica». También es especial porque el modelo quiere ser un homenaje a uno de los motores míticos de Bentley: el enorme 6.75 V8 que celebra sus 60 años de producción de manera ininterrumpida -aunque, por supuesto, con mejoras y actualizaciones continuas a lo largo de las décadas-.

Precisamente, el motor es el gran protagonista del coche; con sus 530 CV -es decir, el mismo que lleva la versión Speed- es cierto que ya hay un buen puñado de berlinas de representación que superan esa cifra sin mayor problema.

Lo que es asombroso es la cifra de par máximo, con unos descomunales 112,2 kgm, algo que ayuda a que el coche empuje sin problemas hasta su velocidad máxima: 305 km/h, así como de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Los datos por sí solos puede que no te digan mucho, pero debes ponerlos en perspectiva y pensar que este vehículo se aproxima a los 2.700 kg.

Los consumos nunca son ajustados, de hecho la media es de 16,2 l/100 km, pero la autonomía es medianamente razonable gracias a su generosos depósito de 96 litros: 593 km.

Imagen interior de un Bentley Mulsanne

Esta versión incluye una decoración específica; por ejemplo, su diseño se ha personalizado con toques en negro brillante -en el logo de la marca, la parrilla del radiador, las salidas de escape o las enormes llantas de 21″-, pero no faltan los elementos cromados -en faros delanteros y traseros-. A modo de curiosidad, el negro también se ha utilizado bajo el capó, concretamente en el colector de admisión del motor; tampoco falta una plaquita firmada por el presidente y director ejecutivo de Bentley, Adrian Hallmark.

Mucho lujo… ¿y mucha tecnología?

¿Piensas que por pagar mucho, muchísimo dinero -se estima que este coche sobrepase los 400.000 euros- tienes derecho a todo… incluyendo una tecnología de máximo nivel? Es cierto que este modelo está bien servido, pero por poner una referencia, no es un Tesla ni tampoco un Audi A8 de última generación.

Aún así, no faltan opciones interesantes… como el pack denominado ‘entretenimiento’, que incluye dos grandes pantallas de 10,4″ para los pasajeros que viajen detrás y un potente equipo de audio del especialista Naim con 20 altavoces, una potencia total de 2.200 watios y que ha necesitado de cerca de 400 horas de trabajo para que su sonido se adecuase a las características acústicas del interior del vehículo.

Por cierto, que una de las opciones disponibles para este modelo es una excelente conexión WiFi 4G que, además de rápida y potente, también promete ser bastante cibersegura para su uso.

Imagen de un Bentley Mulsanne tres cuartos trasero en estudio

En cuanto a los asistentes a la conducción, no falta el sistema que cambia de manera automática entre luz corta y luz larga cuando circulas de noche, el dispositivo que te advierte de la presencia de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores…

Y por lo que se refiere a multimedia e infoentretenimiento, se nota un poco más la veteranía del coche; dispone de una pantalla de 8″ -no muy grande-, con la que controlar el equipo de sonido, la navegación o la cámara trasera de ayuda al aparcamiento. No encontrarás un sistema de cámaras 360 ni diversos tipos de aplicaciones integradas para utilizar cuando manejas el vehículo, y que ya son algo habitual en berlinas más actuales.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.