Tecnología HC

Así ayuda la competición a crear un coche eléctrico divertido

La 'retroalimentación' entre la competición y los automóviles es eterna. Desde luego, con ejemplos como el de Cupra, parece claro que el coche eléctrico no romperá esa especial simbiosis.

Imagen de Mathias Ekström en los test del Cupra Born

Bien se dice -es verdad universal- que la necesidad agudiza el ingenio. En los pretéritos tiempos del Rally de Monte Carlo, sus más avispados concursantes se vieron obligados a inventar para sortear dificultades como las ventiscas nocturnas, o el simple hecho de combatir el frío al volante.

De aquellas horas terribles surgieron elementos que han perdurado en la industria automotriz, como los faros antiniebla o la calefacción para el habitáculo. Por ello, convenimos en que la competitividad -como búsqueda de los límites- es un magnífico catalizador de la innovación.

Así ha sido siempre… Y así seguirá siendo, a pesar de que el coche eléctrico viene para cambiarlo todo. En el caso de Cupra, parece que será ‘otro día más en la oficina’. La firma aspiracional española enfrenta una ‘papeleta’ curiosa, pues su nuevo Born debe representar la faceta más deportiva de la actual plataforma MEB.

En las manos de los expertos

Nuevamente, los pilotos en la nómina de la marca han puesto todo de su parte. No es ningún desdoro; más bien, al contrario: no contar con la opinión de veteranos ilustres como Jordi Gené o Mattias Ekström hubiera sido un grave error.

Para la máxima responsable del desarrollo del Cupra Born, Marta Almuni, ha sido una decisión natural: «La inspiración para todos los CUPRA son los coches de competición, y los que mejor los conducen son los pilotos». Y añade: «Buscamos que los vehículos Cupra sean precisos, dinámicos y que transmitan muy bien las sensaciones de la carretera. Eso es algo que los pilotos saben identificar muy bien, así que aprovechamos su experiencia para que nos aconsejen en qué puntos tenemos que trabajar para conseguir esta sensación».

Imagen de Jordi Gené en los test del Cupra Born

La primera fase de pruebas tuvo como escenario la siempre dura Laponia, plagada de heladas lagunas. Asfalto helado, barro, nieve, grava… ¿Quién sabe lo que un futuro propietario podría llegar a hacer con el Born? Nada responde a esa pregunta mejor que la seguridad de que -como dice Ekström- «funciona en todas partes».

Superados los test ‘de estrés’, quedan largas jornadas en circuito para los detalles finales. Es el terreno favorito de un curtido Gené, quien asegura que «en condiciones de seguridad, como por ejemplo en un circuito cerrado, el CUPRA Born permite desconectar el ESC para experimentar la conducción sin asistentes y darle un plus de emoción».

Evidentemente, para poder disfrutar de este modo, han sido necesarias muchas horas de ensayo y error. Horas de las cuales puede surgir algo completamente nuevo, como la función ‘e-Boost’, que aporta -entre 80 y 120 km/h- unos 27 CV ‘extras’ de potencia durante unos segundos.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.