Empresas

¿Aprende Tesla de los errores que comete?

Junto con el desarrollo y la innovación tecnológica también llegan los tropiezos necesarios para el aprendizaje. ¿Qué errores están cometiendo los coches autónomos? ¿Ofrecen alguna solución?

Tesla errores

Ser el pionero o la punta de lanza de una tecnología a menudo cuenta con muchos inconvenientes. Cuando compañías como Tesla pisan terrenos inexplorados, en este caso el coche autónomo, casi siempre aprenden a base de errores, críticas y dudas. Tanto propias como ajenas.

La conducción autónoma estandarizada todavía está lejos en el tiempo. El mercado aún se encuentra en una fase de introducción parcial del coche eléctrico y se empiezan a incorporar ayudas a la conducción cada vez más complejas.

Pese a esto, ya han pasado años desde los primeros conceptos de coche autónomo, y actualmente las marcas siguen cometiendo errores que crean dudas en los más escépticos.

Como muestra de esto, es interesante hacer un repaso los errores recientes detectados en los coches de la empresa propiedad de Elon Musk. Junto con las reacciones que han suscitado en sus usuarios.

Una de las mayores polémicas que ha rodeado a la compañía en este principio de año es el tema de la aceleración no autorizada. El problema se zanjó con un comunicado oficial que desmentía estas denuncias y aportaba pruebas realizadas por la propia empresa. Es decir, que no era un problema real, pero si que sembró cierto revuelo incluso en el departamento de transportes estadounidense.

Quizás una de las facetas más conflictivas de Tesla sea su autoconfianza. A menudo los sistemas de sus coches son demasiado autónomos tomando decisiones. Por ejemplo, en el caso de las protestas que aparecieron porque la aplicación de los coches hacía compras sin permiso.

Algunos usuarios se quejaron porque el sistema de sus Tesla había gastado miles de dólares sin permiso en mejoras para el propio coche. Las transferencias no admitían devolución ni reembolso, y ninguna de ellas fue autorizada. Algunas de ellas se elevaban hasta los 10.000€.

La discusión llegó a la esfera pública gracias a un tweet al que contestó el propio Elon Musk. Pero no se trata de un error aislado, sino que es un fallo general en los permisos de compra de la aplicación. De momento, no ha habido pronunciación sobre una solución total.

Otra fuente de errores recurrente es que muchas de las funciones que ofrece un coche Tesla se añaden como software independiente. Es decir, dos modelos iguales pueden tener prestaciones diferentes -piloto automático, conducción asistida, etc.- al igual que dos móviles iguales tienen instaladas aplicaciones diferentes. La diferencia, es que, en este caso, la empresa californiana actualiza sus coches de forma remota como única proveedora.

Hace poco esto ha provocado un problema con un Model S comprado de segunda mano. Cuando el nuevo comprador adquirió el coche, la compañía deshabilitó la opción de piloto automático por la que el usuario no había pagado.

Finalmente todo resultó en un malentendido, pues el actual dueño creía que con su compra estas funciones quedarían intactas. No es la primera vez que Tesla tiene problemas similares con su red de actualizaciones ‘over the air’. Hasta ahora, no era algo a tener en cuenta, pero se ha convertido en prioritario que la compañía haga pública una política a seguir en estos casos.

Por último y con respecto a este sistema en la nube existen riesgos de accesos no autorizados. Es el caso de un cracker que logró adentrarse en el sistema de un Model X para descubrir actualizaciones futuras. La información desvelada referenciaba nuevas opciones para la batería y la suspensión del Model X y el Model S.

Muchos de estos percances han levantado ampollas entre los que no terminan de creerse al coche autónomo. Sin embargo, ninguno de ellos parece irresoluble ni especialmente grave. Al menos no suponen un riesgo para la seguridad física de nadie.

Todos son contratiempos que se pueden dar cuando se explora un terreno desconocido. Es entendible que existan dudas, pero estos desaparecerán con las regulaciones pertinentes. En ningún caso dichos errores ponen en riesgo el futuro que Tesla y otras marcas ya imaginan para la conducción autónoma.

David Sánchez
Periodista a punto de licenciarse -en Periodismo, obviamente-. Soy nativo digital e hijo de transportistas, así que la tecnología y el motor me vienen dados. Aunque la carrera sea inútil, creo en el periodismo como profesión y forma de afrontar la vida. Curiosidad, honestidad y pasión por la comunicación. Aun sin carnet el himno de mi vida es Born to Run, y eso que Bruce Springsteen me pilla lejos. Cultura, deportes y videojuegos completan el elenco de mis pasiones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.