Movilidad

Antes de comprar un segunda mano tecnológico, revisa esto

Adquirir un vehículo usado puede ser una pesadilla… o una agradable experiencia. Tan sólo es necesario saber cómo llevar adecuadamente el proceso, y los puntos a revisar antes de comprar.

Imagen de anotaciones matemáticas
Image by 준원 서 from Pixabay

Como en todas aquellas operaciones que conllevan una fuerte inversión, la compra de un coche -especialmente si es de segunda mano- no es algo que deba ser tomado a la ligera. No sólo supone un desembolso por la transacción, también lo implica en todo lo referente a sus tasas e impuestos. Y eso, dando por sentado que acabamos de adquirir un ejemplar que no necesita pasar por el taller con urgencia…

Muchos son los factores que pueden fallar y, por ello, conviene estar adecuadamente informado sobre qué aspectos han de comprobarse antes de cerrar el trato con el vendedor. Para ello no hay nada como, una vez visto el anuncio que nos interesa, realizar una investigación lo más detallada posible sobre el vehículo antes de descolgar el teléfono.

¿Cuál es la mejor forma?

Desde hace algún tiempo, la Dirección General de Tráfico ofrece -a través de su sede electrónica– la posibilidad de solicitar varios tipos de informes sobre un vehículo. Con sólo la matrícula o el número de bastidor puedes, por ejemplo, acceder a una nota reducida gratuita en la cual se muestra la fecha de primera matriculación y -lo más importante- si existe algún impedimento administrativo para efectuar el traspaso.

Abonando una pequeña tasa, obtendrás un informe completo con muchos datos que requerirán tu atención. Empieza por los datos del propietario, que deberían coincidir con los de la persona que te vende el coche. Lo siguiente es contrastar la información del vehículo con la que aparece reflejada en la ficha técnica. Cualquier discrepancia en estos primeros puntos -salvo por razones bien fundamentadas- es suficiente para que eches a correr sin mirar atrás. Y es que es muy sencillo suplantar una identidad en Internet…

Los siguientes puntos tienen que ver con las cargas fiscales vigentes: posibles embargos, reservas de dominio, rénting en vigor… Éstas y otras situaciones más, con la Ley en la mano, hacen imposible el cambio de titular. También hay que cerciorarse de que esté asegurado, especialmente antes de salir a probarlo a la vía pública. Por su parte, el historial de transferencias te servirá para poner en duda -o corroborar- la expresión de “único dueño”, tan socorrida en el cuerpo de los anuncios.

Por último, no está de más revisar que los kilómetros del contador sean próximos a los que marcan los registros de las últimas inspecciones técnicas, pues una irregularidad aquí está severamente castigada -en el caso de que se demuestre una manipulación del dispositivo- por el Código Penal.     

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.