Ataques

El kit que usa la policía para ‘interrogar’ a los coches

Los vehículos almacenan gran cantidad de datos... y la policía podría usarlos para resolver crímenes. ¿Qué tienen que declarar los coches y cómo se puede acceder a esa información?

Imagen de una sala de interrogatorios de la policia, muy oscura, con una mujer sentada en la mesa y un hombre en camisa de pie junto a ella
Foto: Piqsels.

Hace un tiempo os contamos que los coches ya podrían ser los testigos clave en un juicio. Algunos cuerpos policiales ya se han dado cuenta de ello y han empezado a ‘interrogar’ a los vehículos para sacarles información.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. -CBS- ha comprado un kit que absorbe la información que almacenan los coches con el objetivo de realizar análisis forenses de los vehículos. Es decir, gracias a ese sistema, los agentes de dicho cuerpo tendrán acceso a todos los datos que contienen los automóviles para analizarlos y así avanzar en sus investigaciones.

La compra realizada, cuyas condiciones detalla The Intercept, muestra que CBS adquirió de la empresa MSAB, especializada en extracción de datos, cinco kits iVe de análisis forense de vehículos, fabricados por Berla. La compra se ejecutó por 456.073 dólares -unos 370.000 euros-.

Según explica el proveedor, con iVe se puede «identificar, adquirir y analizar información crítica almacenada en los sistemas de vehículos a motor». Y eso permitiría descubrir pruebas claves que determinen qué sucedió, dónde y quién estuvo implicado en un crimen.

Para entender la importancia y necesidad de las herramientas de este estilo, es importante comprender que los vehículos son ordenadores con ruedas que almacenan una gran cantidad de datos.

El coche, un ‘soplón’

¿Qué información se podría extraer con iVe? La mayoría de ella está relacionada con las funciones del sistema multimedia de los coches. Por ejemplo, gracias al navegador GPS, se pueden saber los destinos recientes, los lugares más frecuentados y el historial de navegación de todos los lugares en los que ha estado el vehículo. El teléfono móvil también es un gran ‘soplón’: aquellos dispositivos que se hayan conectado en un coche dejarán en él registros de llamadas, listas de contactos, mensajes de texto, correos electrónicos, imágenes, vídeos y actualizaciones de redes sociales.

Además, también hay huellas de acciones más inesperadas, como cuándo y dónde se han encendido las luces de un vehículo, o qué puertas están abiertas y cerradas en determinados lugares. Analizando toda esta información, «el vehículo responderá a preguntas clave de los investigadores y puede cambiar el curso de una investigación», asegura MSAB.

Este sistema promete compatibilidad con las marcas AUDI, BMW, Buick, Cadillac, Chevrolet, Chrysler, Dodge, FIAT, Ford, GMC, HUMMER, Hyundai/Kia, INFINITI, Jeep, Lincoln, Mercedes-Benz, Maserati, Mercury, Nissan, Pontiac, Ram, Saturn, SEAT, Skoda, SRT, Toyota y Volkswagen.

¿Qué tiene que declarar un coche?

Pero, aparte de las posibilidades que ofrece el iVe, un análisis forense completo de un vehículo puede arrojar otros datos.

Claudia Chifa, responsable de I+D+i de PETEC -Asociación Profesional de Peritos de Nuevas Tecnologías-, explicaba algunos más en el artículo antes citado sobre si un coche puede ser el testigo clave en un juicio.

En él, Chifa afirmó que, aparte del GPS y del sistema multimedia, las centralitas y las llaves inteligentes de los vehículos también son una valiosa fuente de datos.

De las centralitas -o ECUs- se pueden extraer números de identificación únicos de cada vehículos, el kilometraje y datos del historial de eventos y fallos.

Con respecto a la llave, se puede averiguar si es la llave original, se podrían recuperar datos sobre ella que se hayan perdido o borrado, identificar el transpondedor -sistema que permite que exista comunicación entre un chip situado en el interior de la llave y la computadora del vehículo-, cuántas llaves están codificadas para el vehículo, la última lectura del kilometraje, el estado del combustible y otros datos del vehículo emparejados con la última entrada.

Usos y peligros

Chifa también detalló de qué forma se podrían usar esas informaciones en un juicio: «Podrían facilitar la investigación de accidentes, reclamaciones a los seguros e investigación de delitos«, aseguró.

Pero también advirtió que la labor de un analista forense de vehículos no es tan sencilla como enchufar una máquina al coche: «Un analista forense debe enfrentarse a varios problemas, entre los que se encuentran la autenticidad, integridad y privacidad de los datos». Por eso, añadió, «es necesario realizar el análisis de forma eficiente y segura, preservando la privacidad y confiable para que los datos se puedan recopilar y almacenar».

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.