Empresas

Alpine Cars: la deportividad de la nueva Renault

¿Alpine, RS, Gordini...? La 'revolución' de Renault acaba de resolver la particular 'sopa de letras' de su línea de producto más radical. Y lo ha hecho de forma tajante...

Imagen de un Renault Sport y un Alpine

Aunque ya no sean los centros de atención de sus respectivas marcas, los departamentos ‘racing’ oficiales continúan manteniendo un gran ‘peso específico’ dentro de aquéllas. En esto tienen mucho que ver sus tradiciones, amasadas durante décadas de éxitos y proyectos legendarios.

Pero sucede que algunos fabricantes, a lo largo de su historia, han mudado en repetidas ocasiones las identidades de estos departamentos. Así sucede -por ejemplo- con Renault. En un principio, fueron Amedée Gordini y Jean Rédélé quienes, con sus preparaciones -casi- artesanales, contribuyeron a engrosar el palmarés competitivo de la Régie tras la Segunda Guerra Mundial.

Posteriormente, la creación del segundo –Alpine– pasaría a convertirse en la nomenclatura ‘pasional’ del rombo, además de actuar como constructor de una saga propia de cupés deportivos, los cuales ensamblaba en sus instalaciones de Dieppe. Sin embargo, la decadencia comercial que sufrió en la década de los ochenta terminó con su andadura, siendo reintegrada en la casa matriz.

En el ‘interim’ entre aquel momento y el actual, Renault acuñó por su cuenta el emblema ‘Renault Sport’, volviéndolo oficial con el primer Clio Sport en el año 2.000. Con él, daba salida a sus modelos de calle más ‘espirituosos’, así como las variantes y kits de competición -en rally y circuito- que desarrollaría paralelamente.

¿Todo en orden?

Ahora, la marca gala está siguiendo, paso a paso, el manual de su ‘Renaulution’. Con un especial énfasis en la optimización de recursos y departamentos. En el aspecto deportivo -donde, como decimos, la tradición importa-, se vuelve difícil decidir qué emblema merece permanecer. Pero, al final, la decisión ha sido salomónica: las terminaciones antes conocidas como ‘Renault Sport’ se integrarán con la existente marca Alpine para convertirse en ‘Alpine Cars’.

Con esta decisión, Renault ‘remata’ la concepción de Alpine como unidad de negocio independiente, dedicada al lujo aspiracional y las altas prestaciones. Dicha integración implica también a la sede de RS en Les Ulis, la cual servirá como nueva ‘central’ de Alpine. Desde ella, comenzarán a desplegar su estrategia de electrificación… amén de continuar coordinando sus actuales esfuerzos en las carreras.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.