Empresas

Acero verde: el increíble material para que Mercedes no deje huella

Se suele asociar la expresión 'dejar huella' a algo positivo, algo relacionado con causar una impresión que quede en el recuerdo de otros. Sin embargo Mercedes, como otras marcas, se han empeñado en borrar sus huellas. Esta es una de las maneras.

Evidentemente, cuando hablamos de borrar huella nos referimos a la de carbono; cada acto de nuestra vida y, por supuesto, el acto de fabricar un coche implica que se utilicen muchos recursos, se pongan a funcionar ciertas máquinas, se consuma una determinada cantidad de energía o se recurra a los más variados materiales.

Las principales marcas de vehículos ya han puesto en marcha ambiciosos objetivos que ler permitan borrar sus huellas, es decir, ser ‘neutros’ en cuanto a emisiones. A veces reduciéndolas, otras elminándolas y en último caso compensándolas con medidas medioambientales que compensen las emisiones de CO2 -por ejemplo, plantando árboles para producir oxígeno-.

Con todo, Mercedes nos ha presentado su última idea, que consiste en utilizar un tipo de acero -que sigue siendo la principal materia prima en la construcción de chasis y carrocería de un coche moderno, bastante por delante de otros materiales más caros como el aluminio o la fibra de carbono- considerado como ‘verde’… y lógicamente no por su color.

¿Cómo lograrlo? Para empezar, convirtiéndose en la primera marca de coches que adquiere una participación en el accionarado de una compañía sueca llamada H2 Green Steel y cuyo nombre ya es una pista de a lo que se dedica: la elaboración de acero libre de CO2 durante su producción.

Es otro de los pasos que Mercedes está dando como parte del plan que denominaron Ambition en 2039, y que busca tanto la neutralidad del CO2 en ese año, es decir, de aquí a 18 años y, en cualquier caso, 11 años antes de lo que van a exigir las leyes de la Unión Europea. Por cierto, que en 2039, ese plan también contempla que todos los vehículos de la marca estén totalmente conectados.

Volviendo a su asociación con la empresa H2GS, esta operación les permitirá contar ya este mismo 2025 con varios modelos que cuenten con ese acero ecológico. Una materia prima fundamental si tenemos en cuento que, en estos momentos, una berlina de Mercedes está fabricada con aproximadamente un 50% de acero, y eso representa un 30% de las emisiones de CO2 que se generan en la producción del coche.

Pero… ¿cómo se logra el acero verde? Pues mediante un proceso de fabricación innovador en el que, por ejemplo, en vez de hornos clásicos de carbón que produzcan ese material -y que pueden emitir nada menos que dos toneladas de CO2 por cada tonelada de acero que generan-, se reucrre a electricidad, hidrógeno y fuentes de energía 100% renovables; aseguran que el hidrógeno sirve como ‘gas reductor’, que libera y une el oxígeno del mineral de hierro… y que no produce dióxido de carbono sino agua.

Como decíamos, esto es sólo un paso hacia la neutralidad total; otra medida que se ha tomado para conseguirlo es que los proveedores que representan más del 85% del volumen de compras anual de Mercedes, hayan tenido que firmar un compromiso por el cual acuerdan suministrar a la empresa alemana únicamente productos que sean neutrales en cuanto al CO2.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.