Movilidad

AC Cobra: así cambian el ‘veneno’ por la electricidad

Lo hemos visto en los últimos tiempos: los mitos del pasado pueden o quedarse en un garaje para siempre en el futuro o volver a circular en carretera, y no sólo cuando participen en una exhibición. Así lo han entendido los preparadores de este AC.

Imagen frontal nuevo AC Cobra eléctrico

El AC Cobra es, posiblemente, uno de los coches con más personalidad del mundo. Aparte de aparecer en muchos títulos de series y películas -como Redline 7000, Dos policías rebeldes y The Gumball Rally-, esta creación de Carroll Shelby es uno de los modelos más ‘brutos’ que jamas han existido, tanto por su diseño muy llamativo, como por el hecho de llevar bajo el capó algunos enormes motores con hasta siete litros de cilindrada.

Pues bien, teniendo en cuenta todo eso, seguramente sea uno de los coches a los que más le ha podido costar pasarle al lado eléctrico. El resultado, llamado AC Cobra Serie 1 eléctrico, aseguran que es una recreación ‘fiel’ del modelo original, pero con una parte mecánica moderna y libre de emisiones, algo que puede garantizarle a la marca escribir un nuevo episodio en su historia.

En colaboración con el socio Falcon Electric, el que ha sido director ejecutivo de AC Cars durante más de dos décadas, Alan Lubinsky, asegura estar orgullo de lo que ha supuesto este proyecto y las personas que están tras él. Y aunque suene extraño, el hecho de que el inicio de la producción se haya retrasado respecto a lo inicialmente previsto ha hecho que se afinase el producto final utilizando piezas mejoradas y de mayor rendimiento -sin especificar cuáles-, lo que ha permitido que el automóvil «supere las estimaciones originales» en aspectos como el peso final, la aceleración y el manejo en su conjunto.

Imagen trasera nuevo AC Cobra eléctrico

Ante la pregunta de si el resultado podrá mejorar el del mítico modelo de los años 60 cuando este pequeño biplaza incorporó un gran motor de ocho cilindros, parece que al menos en cuanto a prestaciones puras no habrá ninguna pérdida. De hecho, se habla ya de una aceleración de 0 a 100 km/h en unos cuatro segundos, cifra favorecida como suele pasar en los eléctricos por la disponibilidad de par instantáneo desde el momento en el que se pisa el acelerador. Es un valor muy bueno, porque la potencia final del coche no es exagerada, con 313 CV; eso sí, está claro que le ayuda un peso muy ajustado, con apenas 1.050 kg.

Por lo que se refiere a la autonomía, con la batería de 55 kWh -que es una capacidad razonable- se asegura un rango de unos 250 km, que seguramente sea más que suficiente para un coche pensado para cortos trayectos a cielo abierto por zonas reviradas.

Disponible en cuatro llamativos colores -negro, blanco, azul y verde-, las entregas de las únicas 58 unidades que se van a fabricar comenzarán a finales de este año, es decir, casi un año después de los anunciado, aunque como decimos, a cambio se ha poido mejorar notablemente el producto, por ejemplo, en aceleración, ya que originalmente se preveía un 0 a 100 en 6,7 segundos que se ha mejorado en más de 2,5 segundos. Y en cuanto al precio, parte desde los 161.000 euros, sin incluir impuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.