Concepts y prototipos

A precio de Tesla Model 3 y con 750 km de autonomía: Así será el Mercedes CLA eléctrico

Mercedes lo tiene todo listo para ofrecer una berlina eléctrica muy deseable, a un precio justo para lo que ofrece y, sobre todo, con una autonomía similar a la de un vehículo de gasolina equivalente.

Imagen nuevo Mercedes CLA en color rojo

La marca alemana puso los dientes largos a más de uno cuando mostró las características técnicas del Mercedes EQXX. Todo el mundo sabía que no dejaba de ser un ejercicio de estilo, pero también que algunas de sus soluciones como vehículo eléctrico terminarían por llevarse al mundo real.

Así, este eléctrico ‘de mil kilómetros de autonomía’ -en realidad, 1.200 como demostró en una prueba real por autopista-, demostró que si, por un lado, se dejan de lado las enormes alturas y peso de los SUV eléctricos, se apuesta por una afinadísima aerodinámica y una potencia razonable -204 CV, es posible conseguir un alcance por una carga realmente elevado sin tener que realizar especiales sacrificios.

Pues bien, todo parece indicar que la transferencia tecnológica desde ese modelo hacia nueva familia de modelos eléctricos ‘de acceso’ de Mercedes -construidos sobre la ‘Arquitectura Modular de Mercedes’ o MMA-, va a ser un hecho en apenas un par de años.

Image interior del nuevo Mercedes CLA en color rojo

Uno de los primeros en llegar podría ser la nueva generación del Mercedes CLA, la berlina coupé ‘compacta’ de la marca -también lo habrá en variante de tipo shooting brake con aspecto más familiar- y que, respecto a las dos generaciones precedentes, se volverá completamente eléctrica. El modelo definitivo se parecerá bastante a este concept, aunque por desgracia no será igual.

Aun siendo identificable como un Mercedes por elementos como la parrilla delantera comandada por la gran estrella, es cierto que existen otros elementos que le asemejan a vehículos de otras marcas, como sus faros de leds, de cierto ‘aire’ a los de Mazda, pero con un consumo energético realmente bajo. Mencionábamos antes el símbolo de la marca, que aparece iluminado por diferentes lugares de la carrocería y el techo.

En cuanto al interior, la fórmula ‘hyperscreen’ recibe una nueva adaptación -llamada ‘superscreen’, y que recurre a tecnología de mini leds, además de ofrcer una altísima resolución y gráficos en 3D- en un salpicadero claramente más horizontal que el de sus hermanos de gama más grandes y caros.

Completamente digitalizado y dotado de varias pantallas -incluso frente a la zona del pasajero-, resulta complicado fijarse en un único detalle. Las formas básicas perdurarán en el modelo de serie, al igual que la siempre bien cuidada iluminación ambiental, los materiales reciclados, además de otros detalles novedosos, como las salidas de aireación laterales que integran pequeños displays. Incluso lo cercano del modelo a la fase de producción se deja ver por el empleo de unos espejos retrovisores de los más convencionales.

También será una novedad prevista en el coche de serie ‘el cerebro’ que hace funcionar toda esa interfaz que pone en contacto al usuario con el Mercedes. Nos referimos al nuevo sistema operativo de Mercedes, el MB.OS, que en este concept es plenamente visible en la parte central, abajo, del salpicadero. Un recurso que recuerda al de esos potentes ordenadores con carcasa transpartante, llenos de luces y que dejan a la vista el procesador.

Pero si todo lo que se ve resulta llamativo, lo que no se ve, es decir, lo relacionado con la propulsión, resulta igual de interesante. Como decíamos, tanto el motor, como la transmisión y la electrónica de potencia -de los que no hay datos numéricos- están derivados de los que incluye el concept EQXX.

Una batería de nueva generación con una densidad energética particularmente alta -para ofrecer más capacidad en menos espacio-, una bomba de calor perfeccionada -para que el invierno y las bajas temperaturas no sean el mayor enemigo del modelo-, consiguen ese brillante resultado final de autonomía superior a los 750 km, resultado de que el consumo anunciado sea de 12 kWh cada 100 km, que es un valor extraordinario.

Y no solo eso: hay una arquitectura eléctrica de 800V y una batería compatible con ciclos de carga de 250 kW, lo que significa que en unos 15 minutos se puede ganar, en un cargador lo suficientemente potente, nada menos que 400 km de autonomía. Por cierto, que este vehículo admite carga bidireccional, de tal manera que en un momento dado puede actuar como generador para, por ejemplo, suministrar energía a una casa en caso de apagón.

El motor que impulsa al modelo, con 238 CV, presume de una eficiencia que alcanza los 93%, lo cual es un valor altísimo. Comparado con otros eléctricos, la potencia no es exagerada, pero también es verdad que el peso de este modelo es mucho más razonable que el de buena parte de los eléctricos.

Imagen nuevo Mercedes CLA en color rojo

En carretera, este CLA ofrecerá un nivel 2 de conducción autónoma, pero contará con el hardware necesario para que, en poco tiempo, mediante una actualización que reciba de forma remota, pueda pasar al nivel 3, lo que le permitiría al conductor no tener que conducir… aunque solo en determinados escenarios y carreteras.

Es muy probable que el modelo definitivo vea la luz para el año 2025; en ese momento, es muy probable que el recientemente renovado Tesla Model 3 siga siendo la berlina eléctrica dominadora en el mercado, incluso es probable que su actual precio de acceso, desde menos de 40.000 euros, se haya visto rebajado. Por lo tanto, para que Mercedes pueda concluir la revolución que, sin duda, pretende emprender con su nueva familia de eléctricos, no debería distanciarse mucho de la tarifa propuesta por la firma de Elon Musk.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.