Empresas

A este robot le gusta llamar a los Seat por su nombre

En una fábrica de automóviles, hay siempre un robot para cada proceso del ensamblaje de un coche. Incluso, también, para 'bautizarlo'...

Imagen de un robot en la fábrica de Seat en Martorell

Sí, ya sabemos que esta sección es para todo aquello que «no son robots». Pero, cuando se trata de uno tan curioso, merece la pena hablar de él. Y es que, no en vano, si visitas cualquier factoría de vehículos los encontrarás por todas partes.

Cada uno de ellos, por sus características y programación, podría decirse que es único. Así, los más robustos cargan con los chasis. Los más pequeños, por el contrario, realizan tareas de precisión como llevar los cables eléctricos hasta el último rincón. Todos juntos en unión, realizan su tarea sin fallo para que puedas disfrutar de tu coche nuevo.

Los que hoy nos ocupan acaban de incorporarse a trabajar en la planta de Seat en Martorell. Y su tarea te resultará muy curiosa: Cuando un modelo de la firma española llega a su puesto… le ponen nombre.

El señor de las letras

No, no es ningún recurso literario. Recientemente, la marca ha introducido dos robots colaborativos -o ‘cobots’, como se les conoce– en la cadena de montaje de los Ibiza y Arona. Ambos modelos, al igual que el resto de la gama Seat, presentan su denominación con letras en el portón trasero.

El trabajo de estos autómatas es simple: el primero de ellos -instalado a la izquierda de la línea- detecta qué modelo acaba de entrar, y selecciona el nombre que ha de colocarse. El segundo -en el margen derecho- comienza por colocar las insignias de los acabados especiales -como los FR-, si es necesario.

Inmediatamente después, ambos utilizan sus ‘manos’ mecánicas para coger las letras, despegar el protector de su parte adhesiva, presentarlas sobre la chapa, retirar el último plástico… y descartar los restos en un cubo de basura. Esta ‘danza tecnológica’ termina con el coche todavía incompleto pero, al menos, sí con su identidad definida.

Para el Dr. Rainer Fessel -director de la fábrica de Martorell-, «en Seat trabajamos constantemente para estar a la cabeza de la innovación. Los robots colaborativos nos permiten ser más flexibles, ágiles y eficientes, y son otro ejemplo de nuestro firme compromiso de mantenernos como referencia de la industria 4.0».

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.