Hackerstyle

Han resucitado… gracias a la tecnología

En ocasiones, el mejor movimiento que puede hacer una marca de coches es traer una 'vieja gloria' de vuelta a nuestro tiempo. Eso sí, 'puesta al día'. Aquí tienes cuatro de los casos más recientes y destacables.

Imagen de un clásico americano de los años 50
Image by smarko from Pixabay

En los últimos tiempos, la industria automotriz ha tomado decisiones que han dejado a los aficionados con sentimientos encontrados. Unos las han calificado como falta de ideas, otros de oportunidades perdidas… incluso los más radicales han clamado «¡sacrilegio!».

Pero lo cierto es que el mercado se está llenando de ‘revivals’: coches que, cuanto menos, recuerdan a otros del pasado que llegaron a marcar época. Para las marcas, la fórmula es extremadamente sencilla: tomar un vehículo icónico, reinterpretar ligeramente su diseño -sin romper, obviamente, las líneas maestras- y aplicarle la tecnología de hoy.

Aquí tienes algunos ejemplos de esta práctica, que -en términos relativos- parece haberse vuelto una moda viral:

Toyota Supra

Empezamos por el último miembro de este club. Akio Toyoda -presidente de la firma- estaba cansado de acudir a su circuito ‘de cabecera’ con un coche -el Supra original- que no representaba el espíritu actual de la compañía. Así que organizó un grupo con sus mejores ingenieros, y una orden muy concreta: actualizar su modelo favorito a los nuevos tiempos.

Imagen de un Toyota Supra

¿Qué tal ha quedado? Por el momento, la acogida entre los entusiastas ha sido más bien fría. Y es que sistemas como el avisador de cambio involuntario de carril o el freno de mano eléctrico no convencen a los que gustan de derrapar.

Además, su ‘mezcla de sangre’ germano-japonesa le ha llevado a heredar soluciones del BMW Z4 como su transmisión automática… algo que tampoco encaja bien con las ideas de sus ‘fans’. No obstante, tiene potencial para crear su propia leyenda: Gazoo Racing ya trabaja en una versión GT4 de carreras.

Land Rover Defender

Los todoterrenos puros han sido las principales víctimas de las normativas ‘eco’ impuestas sobre el automóvil. Uno de los últimos supervivientes -hasta hace poco- era el Defender, depositario del espíritu que dio origen al primer ‘Land Rover’.

Imagen de un Land Rover Defender

¿Qué tal ha quedado? De momento, tenemos pocos datos. Lo que sí parece es que dejará atrás su característica austeridad, acercándose más a los SUV de gama alta.

Tampoco hay esperanzas en que conserve los diferenciales mecánicos de su tracción integral aunque, a cambio, estamos seguros de que equipará una electrónica cuidada al milímetro para que no pierda sus cualidades camperas.

Citroën E-Mehari

Pocas veces un modelo derivado llega a empatar en popularidad con el coche del cual procede. El caso del Citroën Mehari es una de estas raras excepciones. Si el 2CV ya era sencillo éste iba todavía más lejos, ya que no era más que una barquilla de fibra con un techo de lona. Y alguna vez, ni techo había…

Imagen del Citroën E-Mehari

¿Qué tal ha quedado? Dada su vocación recreacional, la firma de los chevrones ha apostado por electrificarlo. Así, el ahora llamado E-Mehari tiene más ‘cristal’ que su ancestro pero mantiene su carácter divertido y social, como buen ‘coche playero’.

Además, su motor eléctrico -con 110 km/h de velocidad máxima y 195 km de autonomía– te permitirá disfrutar del buen tiempo en mejor compañía… y sin poner en riesgo el medio ambiente.

Alpine A110

En los sesenta, Jean Rédélé tuvo un sueño: crear un deportivo ultraligero. Y lo llevó a cabo aprovechando su buena posición como gerente de un concesionario Renault. Así nació el A110, un cupé de motor posterior que llegó a dominar en los rallys de su era.

Imagen del Alpine A110

¿Qué tal ha quedado? Curiosamente, existe un paralelismo técnico evidente entre ambos. La magia del original residía principalmente en su carrocería en fibra de vidrio. Con ella sólo necesitaba 125 CV para ser el más rápido y plantar cara, incluso, a los Porsche 911 RS.

Para su actualización, Renault ha empleado grandes cantidades de aluminio en puntos vitales como el chasis. Por la parte mecánica, cuenta con el 1.8 TCe y 252 CV. Ambos factores se combinan para ganar una batalla que no ha cambiado en casi medio siglo: la del equilibrio entre peso y potencia.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.