Prueba a fondo

3 formas de entenderte con un Mercedes Clase V

Imagen de 3/4 delantera derecha de una Mercedes Clase V negra

Es un Mercedes. Tiene más de 200 CV, cambio automático de 9 marchas y tracción integral. Y su precio base sube de los 80.000€. Con esas características, quizá te habías imaginado un modelo bien diferente a esta especie de furgoneta que protagoniza esta prueba. Pero que no te engañen las apariencias, el Mercedes Clase V es un auténtico Mercedes.

Se trata de un vehículo que por fuera puede confundirse con una furgoneta. De hecho, es hermano de una: la Vito. Pero las similitudes acaban en el exterior: su interior cuenta con un salpicadero muy diferente del que equipa su familiar industrial. Tiene materiales de calidad y un equipamiento de primera, al nivel de un turismo más de la marca de la estrella.

Vista del salpicadero del Mercedes Clase V

Así que, por supuesto, cuenta un sistema de infoentretenimiento a la altura: el COMAND Online de Mercedes. Y su utilización es bastante especial: puedes manejarlo de 3 formas diferentes. ¿Cuál es la mejor?

¿Cómo es la tecnología?

Antes que nada, es necesario conocer los detalles del sistema COMAND Online. Se trata de un sistema multimedia que integra las funciones de navegación -con información del tráfico en tiempo real-; conectividad con smartphones y dispositivos USB; navegación por Internet; y un algo obsoleto reproductor de DVD.

Sus diversas funciones se muestran a través de una pantalla que, como es habitual en los Mercedes, parece una tablet incrustada en el centro del salpicadero, algo que desmerece un poco la estética -siempre subjetiva, por otra parte-. El diseño de sus gráficos es muy agradable y moderno, y los menús son claros y, en general, es sencillo navegar por ellos.

Sin embargo, en nuestra prueba hubo una función que resultó difícil de ejecutar una y otra vez: conectar un móvil nuevo. Fue complicado dar con el apartado exacto con el que el coche inicia la búsqueda de un nuevo smartphone. Una pequeña pega dentro de un conjunto que esta muy bien ejecutado.

En la versión del Clase V que probamos -V 300 d, 9G-TRONIC, 4Matic, largo-, el COMAND Online viene de serie. Pero se debe a que se trata de la versión tope de gama -con un precio de 83.191,06€-. En versiones no tan equipadas, tendrás que rascarte el bolsillo para equiparlo, ya que cuesta 3.430€.

¿Cómo se maneja?

Lo primero que hay tener en cuenta para manejar este sistema multimedia es que la pantalla no es táctil, yendo contra la moda actual. En mi opinión, eso juega a favor del coche: no me acabo de sentir seguro inclinándome hacia delante y tocando con el dedo un cristal mientras conduzco –lo mismo piensan los militares de la marina estadounidense, por cierto-.

¿Cuál es la opción que ha elegido Mercedes para controlar su COMAND Online? Pues 3 sistemas diferentes… pero complementarios. Cada uno, con sus ventajas e inconvenientes.

La ruleta de la precisión

En la posición donde tradicionalmente encontraríamos la palanca de cambios se sitúa un cuadro de mandos que cuenta con una variada botonería. De esos controles, uno de los que más destaca es una simple -y enorme- rueda. Es muy similar al HMI Commander que equipa el Mazda 3 y se parece a la tradicional ruleta para subir y bajar el volumen del equipo de audio. Pero cumple muchas más funciones.

En realidad, se trata de una especie de joystick muy versátil: puede rotar hacia la izquierda y hacia la derecha. También puede inclinarse hacia arriba, hacia abajo, hacia la izquierda y hacia la derecha. Además, si se presiona en el centro, se selecciona una opción dentro de los menús. Lo único que no permite es retroceder a una pantalla anterior. Pero no hay problema: un botón que está justo al lado hace esa función de ‘marcha atrás’ digital.

Gracias a todo lo anterior, puede controlar por sí mismo todas las funciones del COMAND Online. Tanto en lo que respecta a navegación por los menús como para introducir texto -por ejemplo, una dirección en el navegador-. Su manejo es muy sencillo e intuitivo, y enseguida te haces a él. Además, su tacto es muy bueno y responde rápido a los órdenes.

La única pega al funcionamiento de este joystick es que resulta muy lento escribir con él. Para introducir un texto, se despliega en la pantalla un teclado lineal. Es decir, una única fila de letras de la ‘A’ a la ‘Z’. Así que para escribir, hay que girar la ruleta letra a letra, un proceso que se eterniza en el caso de una dirección.

Pero obviando ese detalle, la ruleta es una gran aliada para manejar el sistema multimedia. Casi todo lo que busques lo encontrarás de forma rápida y sencilla.

Un ratón que sabe escribir

Esta especie de ratón de ordenador o touch pad se sitúa sobre la ruleta anterior, y es otra forma de navegar por los menús a golpe de dedo. Presionando sobre su superficie, puedes moverte por los menús arriba, abajo, a la izquierda o a la derecha, además de hacer click para seleccionar. También cuenta con tres botones que sirven para ir hacia atrás, al menú principal o a favoritos.

¿Es mejor este touch pad que el anterior sistema? En mi opinión, no. Hace las mismas funciones, pero se tarda más porque es menos intuitivo. Además, presenta algún fallo de precisión a la hora de asimilar las pulsaciones del dedo. No es que sea malo, es que la ruleta hace muy bien su trabajo.

Pero lo más novedoso no es que repita las funciones de la rueda, sino que puedes escribir sobre él. Todo lo que tienes que hacer es trazar con un dedo, letra a letra, el texto que quieres introducir. El sistema analizará el trazo y te mostrará en pantalla qué letra interpreta que has escrito. Si ha acertado, no tienes más que continuar con la escritura, pero si no la ha interpretado bien, puedes borrarla o elegir entre varias opciones entre las que el sistema duda.

La verdad que el detector de trazos es bastante preciso y falla menos de lo que esperarías. Pero, al igual que pasaba con el sistema anterior, introducir texto por esta vía se puede hacer muy largo.

Muy bueno en los dictados

Si ni la ruleta ni el ratón son ideales para introducir texto en el coche, ¿cómo le indicamos un destino? Pues a golpe de voz.

Este Mercedes cuenta con un sistema de control por voz que es realmente bueno a la hora de captar e interpretar instrucciones vocales. Todo lo que tienes que hacer es pulsar un botón en el volante, esperar una señal sonora y comenzar a hablar. Para ayudar a que la comunicación sea efectiva, en la pantalla aparecen varias sugerencias de cómo formular las órdenes que puede recibir el sistema.

Y si no sabes qué instrucciones puede acatar, el propio coche te las puede aclarar de viva voz. ¿Cuáles son esas funciones? Navegador, agenda, teléfono, mensajes, radio, CD de audio, DVD de vídeo, tarjeta de memoria, USB, Bluetooth audio y la interfaz del sistema multimedia.

La interpretación de las órdenes es bastante inmediata y, si hablas de forma pausada, el coche te entenderá sin problema. Incluso si los demás pasajeros están hablando en ese momento.

Y el ganador es…

Una vez analizados los 3 sistemas que el Clase V te ofrece para manejar su sistema multimedia, ¿cuál es el mejor?

En mi opinión, no hay un ganador absoluto, sino que lo ideal en el día a día es combinarlos todos. La mayor parte del tiempo, la ruleta-joystick hará valer su gran facilidad de manejo para poder desplazarte por los menús de forma rápida e intuitiva. Solo te parecerá ineficaz en situaciones muy específicas, como cuando quieras introducir un destino en el GPS o a la hora de llamar a un número de teléfono de tu infinito listado de contactos del móvil.

En situaciones como esas, lo mejor es que aprietes el botón del control por voz para que entre en juego su gran capacidad de escucha. Él entenderá las órdenes que le dictes sin ningún problema, simplificando mucho acciones que te llevarían muchos giros a izquierda y derecha de la ruleta.

¿Y qué papel juega en este conjunto el touch pad o ratón? La verdad es que tiene poco protagonismo porque hace lo mismo que los otros dos sistemas, pero algo peor. Como no es tan bueno ni para navegar por los menús ni tan rápido para introducir texto, este sistema será utilizado en pocas ocasiones. Aunque hay que romper una lanza a su favor: su forma es muy ergonómica y por eso se convierte en un lugar ideal donde apoyar la mano para poder manejar con comodidad la ruleta.

VALORACIONES
Manejo
9
Utilidad
9
Funciones
8,5
Precio
5
J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.