Concepts y prototipos

1000 SP: el concepto de Abarth que resucita 55 años después

Abarth 'hace memoria' y rinde homenaje a la parte menos conocida de su historia, con un concept al estilo de los antiguos 'Sport Prototipos'.

Imagen frontal del Abarth 1000 SP

Poseer un legado de algo más de siete décadas es lo que tiene. Con un bagaje tan extenso como el de Abarth, lo difícil es no pasar largas horas recorriendo cada episodio. Tanto los momentos de mayor gloria… como las lecciones que dejan los más amargos.

Tradicionalmente, esta marca es sobradamente conocida por sus legendarias transformaciones sobre los modelos más modestos de su ‘hermana’ Fiat. Lo que comenzara con los primitivos Nuova 500 y 600 tiene hoy su continuación en el incombustible 595 y sus innumerables acabados y ediciones especiales.

Pero el furor competitivo de Carlo Abarth llegó mucho más lejos que la simple creación de kits ‘carreras-cliente’. En 1966, y tras un exitoso ‘experimento’ junto a Alfa Romeo, Abarth se hizo con los servicios de Mario Colucci -reputado ingeniero de la firma del ‘biscione’-, poniéndolo al frente del proyecto ‘Abarth 1000 SP’.

Dicho proyecto terminaría por convertirse en el vehículo del mismo nombre. Con sólo un litro de cubicaje -pues adoptaba el motor del 1000 TC de calle-, suponía la primera incursión de los escorpiones en las competiciones de ‘Sport Prototipos’, dentro de las cuales militarían en sus categorías más modestas. Nada modestos fueron, en cambio, los resultados de este ‘proto’: prácticamente, se estrenó con una sonada victoria en los 500 km de Nürburgring ese mismo año.

¿Referencia… o reverencia?

Algo más de medio siglo después, los integrantes del actual ‘Centro Stile’ de la marca han querido rendir homenaje a la singular ‘barchetta’ y su palmarés. Así, este 1000 SP del nuevo milenio es un auténtico ‘one-off’: sólo existirá el ejemplar que ves en las fotos.

Imagen de los Abarth 1000 SP en la sección Heritage de Fiat Abarth

La línea rescata el concepto ‘abierto’ del original, con una carrocería que cuida hasta el extremo el aire que ‘acaricia’ su parte superior, sólo interrumpida por una cabina biplaza donde un arco de seguridad es lo único que planea sobre tu cabeza. No busques capota alguna, porque no existe.

Imagen posterior de los Abarth 1000 SP

¿Supera en algo el Abarth 1000 SP al original? En términos estrictos sí, refiriéndonos al motor. Aquí, justo por detrás de la coquilla del habitáculo -en fibra de carbono-, Abarth ha colocado un 1.7 turbo de cuatro cilindros y 240 CV de potencia. De evitar ‘disgustos’ al trasladar esta ‘rabia’ a las ruedas posteriores se encarga un esquema de suspensiones elaborado ‘ex profeso’, siendo las delanteras de triángulos superpuestos y optando, para las traseras, por un McPherson completo.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.